Declaración de The Document Foundation sobre ciudad de Munich retroce a Windows y MS Office
Fecha Tuesday, 14 February a las 14:54:38
Tema Actividades Libres


The Document Foundation es una entidad benéfica independiente y el hogar de LibreOffice. Hemos seguido con gran preocupación los acontecimientos de Múnich y queremos expresar nuestra decepción al ver a una minoría de políticos ignorando aparentemente los consejos de expertos que han buscado.

Los rumores sobre el regreso de la ciudad de Múnich a Microsoft Windows y Microsoft Office han estado filtrándose regularmente desde la elección del alcalde Dieter Reiter, quien fue descrito como un "fan de Microsoft" cuando fue entrevistado por la revista StadtBild en 2014.

El alcalde Dieter Reiter pidió a Accenture, un socio de Microsoft, que produjera un informe sobre la situación de la infraestructura de TI de la Ciudad de Munich, que resultó en un documento de 450 páginas donde los principales problemas fueron identificados como organizativos y no relacionados con sistemas operativos de código abierto y aplicaciones.

En la era de los datos abiertos y la transparencia en la toma de decisiones políticas, nos alegramos de que el informe esté ahora disponible para el público en general (https://www.ris-muenchen.de/RII/RII/DOK/SITZUNGSVORLAGE/4277724. Pdf).

Según el informe, sólo un porcentaje menor de usuarios (entre el 18% y el 28%, basado en diferentes aplicaciones) tenía problemas graves relacionados con el software, lo que podría resolverse mediante la migración de estos usuarios a Windows y MS Office. Por cierto, el 15% de los usuarios reconoció graves problemas relacionados con MS Office.

De hecho, el informe de Accenture sugiere desacoplar el sistema operativo y la aplicación para reducir las dependencias a nivel de cliente. Para garantizar esto, tanto Windows como LiMux deben implementarse en una configuración básica, que incluye sistemas operativos y aplicaciones, como LibreOffice, calendario y correo electrónico, requeridos por todas las unidades y proveedores de autoservicio. La configuración básica se debe extender dependiendo de la aplicación.

A pesar de las sugerencias, el miércoles 15 de febrero, el Ayuntamiento de Munich discutirá una propuesta - presentada por una minoría de concejales - para instalar Windows 10 y MS Office 2016 en todas las estaciones de trabajo para 2020. Esto costaría a los contribuyentes cerca de 90 millones de Euros en los próximos seis años, con un agravamiento del 35% sobre la cifra de 66 millones de euros sugerida por Accenture.

Además, de acuerdo con estimaciones proporcionadas por los concejales del Partido Verde, otros 15 millones de euros se deben gastar para reemplazar o actualizar PCs que son perfectos para un sistema operativo de pequeña huella como Linux, pero no pueden soportar incluso una configuración básica de Windows 10.

Por último, pero no por ello menos importante, la mayoría de los gastos relacionados con la compra de licencias de Microsoft contribuirán al PIB de Irlanda (donde se obtienen todos los productos de Microsoft vendidos en Europa) y no a las empresas locales que apoyan las soluciones de código abierto implementadas hoy. Esta es una diferencia bastante notable en la asignación de dinero de los contribuyentes, que debe ser cuidadosamente considerada.

Aparte de la agravación de costos, la propuesta en discusión ignora la razón principal detrás de la decisión de migrar de software propietario a software de código abierto por parte de la ciudad de Múnich, es decir, la independencia de un único proveedor de software y el paso de formatos de documento privativos a estándares.

De hecho, aunque la propuesta asocia los formatos de documento de MS Office con el concepto de "estándar de la industria", debería quedar claro que todos los documentos de MS Office son privativos y ofuscados y, por tanto, inadecuados para la interoperabilidad, incluso cuando han sido reconocidos por organismos internacionales normalizados. Como ISO. Un formato de documento estándar, para ser considerado como tal, debe ser implementado en el mundo real y no sólo descrito en papel.

Si la propuesta actual se aprueba, la ciudad de Múnich no sólo perderá la independencia del proveedor que ha buscado durante la última docena de años, sino que seguirá una estrategia que ignora la tendencia actual que obliga el uso de los estándares de documentos abiertos en países como Reino Unido, Francia , Suecia, los Países Bajos y Taiwán.

En lugar de invertir en la educación sobre los estándares de documentos abiertos, para aumentar la adopción y reducir así los costos de interoperabilidad, la ciudad de Munich adoptará un formato de documento pseudo-estándar que es conocido por crear problemas, incluso al actualizar a partir de una versión anterior del mismo Software MS Office.

Sobre la base de las consideraciones anteriores, The Document Foundation considera que la propuesta que se debatirá el miércoles 15 de febrero representa un importante retroceso para la ciudad de Múnich, con un aumento sustancial de los gastos, una cantidad desconocida de costos ocultos relacionados con la interoperabilidad, Y un uso cuestionable del dinero de los contribuyentes.

Traducción voluntaria de Daniel A. Rodriguez





Este artículo proviene de Software Libre
http://www.somoslibres.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.somoslibres.org/modules.php?name=News&file=article&sid=7547