Dominicanos se Evitaría invertir los US$600 millones en el Gobierno Electrónico
Fecha Saturday, 24 September a las 22:33:43
Tema Noticias Software Libre


El profesor Antonio Perpiñán afirma que sector público y el sector privado pueden seguir los ejemplos de China, Japón, Venezuela, Perú, Brasil y decenas de países. El Estado cuenta con los recursos humanos con la capacidad para trabajar con un sistema libre, que puede ser Linux, y sin embargo, invierte cientos de millones de dólares para atarse a Microsoft.

SANTO DOMINGO, DN.-¿Qué tienen en común la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA), la República Bolivariana de Venezuela, la República Popular China, Japón y las empresas fabricantes de los automóviles Chevrolet, BMW y Mercedes Benz?

Que están utilizando cada día más el código abierto Linux para sus soluciones informáticas, lo que les ha permitido ahorrar miles de millones de dólares que antes pagaban a empresas como la Microsoft, de código cerrado con derecho de marca o Copy Rigths.

Ante el debate generado con el caso del contrato obtenido por Microsoft para el diseño e instalación del Portal Electrónico del Gobierno Dominicano, por las contradicciones entre el Secretariado Técnico de la Presidencia, la Oficina Presidencial para las Tecnologías de la Información y la Comunicación (OPTIC) y la Comisión Nacional de Ética y Combate a la Corrupción (CNE), el profesor Antonio Perpiñán, que dirige la Fundación Código Abierto, declaró a Clave Digital que el país tiene todas las condiciones para hacer uso de sistema operativo Linux, sin tener que pagar los cientos de millones de dólares que ahora está pagando a Microsoft.

El profesor Perpiñán, graduado en matemáticas en el City College de la Universidad de Nueva York, que ha enseñado informática y matemática en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y en el Instituto Tecnológico de las Américas (ITLA), y ha escrito ocho libros sobre Linux y el uso de los sistemas operativos libres de derecho de autor, es uno de los miles de tecnólogos y científicos que impulsan en todo el mundo el uso generalizado de estas opciones, para abaratar costos y evitar los riesgos de los constantes virus y ataques de los llamados hackers.

La Fundación Código Abierto, que tiene sus oficinas en la ciudad de Santo Domingo, en la calle Pina 102, de la Ciudad Universitaria, también opera en Santiago de los Caballeros, y operan la página web: http://www.abiertos.org

“Todo esto empieza hace varios años, a principios de los noventa, cuando crecía la preocupación por el peligro de los monopolios y los oligopolios. Las comunidades científicas y tecnológicas independientes se empeñaron hasta encontrar maneras de compartir, de hacer accesible libremente los conocimientos, descubrimientos y tecnología. Esto representa un paso muy importante, porque estamos hablando de que los países, sobre todo los países en vías de desarrollo, como la República Dominicana, pueden perfectamente economizarse cientos y quizás miles de millones de dólares anuales”, explica el profesor Perpiñán.

El investigador, autor de los libros Linux básico, Linux básico ejercicios y Linux fácil, y otras cinco obras, dijo que la idea de liberalizar los sistemas operativos de informática vino porque muchos científicos y tecnólogos se dieron cuenta de que el costo de estar constantemente poniendo al día estos sistemas se estaba haciendo insostenible, porque hay cambios constantemente, y la empresa que domina el mercado, la Microsoft, prácticamente encadena a las empresas y países que optan por sus sistemas operativos, sus softwares y hardwares.

“Por eso muchos países han legislado para que el Estado y las empresas privadas puedan comprar o aprovechar libremente lo que esté disponible, como el sistema Linux, que no requiere derechos de autor, porque es libre para uso de todo el que lo prefiera. Es un absurdo que se quiera aplicar derechos de autor a un sistema libre, que no tiene derechos reservados, y que no ha sido la obra personal de nadie. Brasil renunció a las restricciones que impone Microsoft, Perú también renunció y aprobó la ley 16-09, Venezuela también se acogió a una política similar. En la Unión Europea completa hay un fuerte debate sobre el alcance que puede o debe tener una ley de derecho de autor o qué es el derecho de autor, y qué no lo es. En Brasil y Venezuela se trabaja en base a un decreto que permitió la liberalización del uso de los sistemas operativos”, detalló.

Trató de proponerlo al Presidente Fernández


Clave Digital / César de la Cruz
En el caso de la República Dominicana, antes de la toma de posesión del presidente Leonel Fernández, en el mes de julio del año 2004, el profesor Perpiñán se reunió con el dirigente peledeísta Aristipo Vidal, a quien contactó a través de un pariente, y con el hoy director de la OPTIC (Oficina Presidencial para las Tecnologías de la Información y la Comunicación), Domingo Tavárez.

A ambos propuso que se tratara de explicar al presidente Fernández, entonces electo por segunda ocasión, las ventajas que para el Estado y para la economía de la República Dominicana representaba la opción del código libre.

“En julio me reuní dos veces con Vidal y una vez con Tavárez. Conversamos sobre las posibilidades de que la República Dominicana se acogiera a esta corriente, que está tomando terreno en todo el mundo, y de los beneficios que representaba para los dominicanos. Para que se tenga una idea del ahorro que puede lograr la República Dominicana, hasta hace pocos años, a principios de los años noventa, cuando el país todavía no había comenzado un proceso de informatización en el Estado, y cuando no había las presiones que hay ahora para que se obtuvieran los softwares legales, no pirateados, se gastaban alrededor de 300 millones de dólares. Ahora estamos hablando de que en un año hay que invertir alrededor de 650 millones de dólares nada más en softwares, y el próximo año esa cantidad aumentará porque constantemente los costos van aumentando”, explica.

El director de la Fundación Código Abierto detalló, a modo de ejemplo, que una compañía con 100 computadoras está gastando ahora mismo alrededor de 50 a 100 mil dólares anuales. “Y cada día sube más. Porque Microsoft no está interesada en adaptar las nuevas herramientas a las relativamente viejas, sino que obliga a comprar paquetes de softwares constantemente. Para que se tenga una idea, cuando empezó Microsoft a vender masivamente su sistema operativo Windows, en el año 1996, se vendía a 5 dólares, y ahora cuesta alrededor de 139 dólares”.

A juicio del profesor Perpiñán, aunque se ha aceptado de manera generalizada y acrítica que Microsoft no tiene competencia, el sistema libre Linux es una alternativa, sobre todo para los estados pobres como la República Dominicana.

Dijo que los profesionales de la informática que se han formado o están en proceso de formación en el Instituto Tecnológico de las Américas (ITLA), en las universidades y otras instituciones educativas, bien podrían especializarse en Linux y otras modalidades de sistemas operativos libres para trabajar para el Estado, las empresas privadas y los hogares.

Sostiene que lo más importante es que con el código libre no hay problemas de derechos de autor ni altísimos costos de renovación de sistemas operativos. La NASA, la Agencia Espacial de los Estados Unidos, el país sede de Microsoft, trabaja con Linux, y en América Latina, Venezuela ha desarrollado su propio sistema operativo a partir de Linux, y Brasil y Perú están haciendo importantes avances. Lo mismo ocurre en China Popular, en Japón y en decenas de países asiáticos.


Clave Digital / César de la Cruz
“Tenemos ocho libros publicados, incluso dos que escribimos cuando estuvimos en el ITLA (Instituto Tecnológico de las Américas). El Estado ha invertido en desarrollar sus recursos humanos, que tienen la capacidad para trabajar con un sistema libre, que puede ser Linux, y sin embargo, invierte cientos de millones de dólares para atarse a Microsoft. Tengo entendido que se trata de convenios por varios años. Esto es absurdo. Ya nadie firma contratos para atarse a tan largo plazo, porque la tecnología está cambiando muy rápidamente, y esto resulta altamente costoso. Claro que la Microsoft tiene convenios con la Fundación Global (Democracia y Desarrollo, del presidente Leonel Fernández Reyna)”, precisa.

El director de Informática de Funglode, Domingo Tavárez, también es el director de la OPTIC y asesor de Informática del Poder Ejecutivo.

El profesor Perpiñán argumentó que la Funglode es “Microsoft Academy”, y en esto, aparentemente, no hay nada de malo. También la empresa Cisco hace este tipo de convenios con instituciones educativas públicas y privadas. Las empresas entrenan personal de las instituciones en el conocimiento de los servicios y facilidades tecnológicas que venden. Es una manera de las empresas asegurar mercados y servicios para sus negocios.

“Claro que en todo esto hay un interés comercial muy claramente definido, Microsoft tiene el interés de que mucha gente aprenda todo lo relativo a los productos y servicios de Microsoft, y no los de otras empresas, ni mucho menos los de libre acceso. ¿Y qué mejor manera de hacer negocios rentables por muchos años, que haciendo que todo un Estado se ate y aprenda sobre Microsoft? Otra cosa criticable es que a las personas que consiguen una licencia de Microsoft o de las demás empresas norteamericanas se les da el título de “ingeniero”, cuando no han cursado una carrera de ingeniería en una institución reconocida como superior. Antes les llamaban “technicians”, pero ya les llaman ingenieros, pronto los llamarán hasta doctores”, señal el director de la Fundación Código Abierto.

El proyecto del Gobierno Electrónico, para el que se habla de un costo de alrededor de US$600 millones, podría costar muy poco, y hasta costearse y generar dinero para el propio Estado, porque con el código libre los técnicos dominicanos, tanto del Itla como independientes, podrían inventar y diseñar soluciones informáticas, crear softwares y hasta exportarlos, en vez de que el Estado invierta millones y millones de dólares que no tenemos, se podría generar una industria.

“En 1998 impartimos clases en la UASD (Universidad Autónoma de Santo Domingo), como voluntario, porque no quise nunca aceptar dinero para no privarme de decir las cosas que quería. Advertimos lo que iba a ocurrir si se hacía lo que ahora se está haciendo permitiendo que Microsoft coja la UASD y la encadene, sabiendo que mañana, cuando los costos se disparen, una universidad sin dinero, no podrá pagar esas licencias a Microsoft”, expresa.

Más información :Clave Digital



Felicitamos a nuestro amigo Antonio Perpiñán y a la comunidad de software libre Abiertos por el excelente trabajo de difusión del Software Libre que están realizando en República Dominicana.



Este artículo proviene de Software Libre
http://www.somoslibres.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.somoslibres.org/modules.php?name=News&file=article&sid=721