¿Qué pasa con el Kernel de Linux?
Fecha Saturday, 10 October a las 10:56:25
Tema GNU/LINUX


La carencia de tono en los textos nos puede pasar malas jugadas, y creo que ese es uno de los problemas que al igual que al resto de mortales, afecta a Linus Torvalds. Así que en un alarde de… nosequé, os invito a leer esta entrada con música de fondo.

Os contábamos anteayer que un “ambiente tóxico” entre los desarrolladores de Linux genera abandonos y un fork del kernel, y las reacciones de todo tipo no se hicieron esperar. Pero mientras que algunos sabéis de sobra de qué va el tema y os posicionáis de una parte, de otra o de ninguna, hay quien se ha echado las manos a la cabeza.

Podéis estar tranquilos, porque con Linux no pasa nada. Os doy mi opinión.

El abandono de dos desarrolladores en semejantes circunstancias es desafortunado, pero ha sucedido y no hay que darle más vueltas. O sí. Cada cual que haga lo que le apetezca. Sin embargo, nada va a cambiar. Linus Torvalds seguirá al frente del proyecto, tan acertado y cafre como siempre. Así es él.

Hay que entender, por un lado, que Linus Torvalds es un tipo estricto, muy celoso con su trabajo; se dirige de forma abrupta a la gente que le rodea en el ámbito laboral y profesional, y es que que sus salidas de tono pueden apuntar en todas direcciones. Causa gracia verle sacar el dedo a Nvidia o leer citas suyas despotricando contra esto o aquello, y la mayoría de veces tiene razón. Pero cuando las críticas descarnadas le llegan a uno, tratándose además de la persona que tiene la última palabra sobre tu trabajo… Entonces ya no hace tanta gracia. Habrá quien lo aguante y quien no.

El efecto de su actitud -será generalizada hasta cierto punto, pero si es el líder el que marca las pautas de comportamiento, no hay nada que añadir- es mala imagen para Linux y desmotivación para con los desrrolladores voluntarios que miran con interés el proyecto. Sin embargo la “mano de obra” comunitaria -sin olvidar los filtros que existen, no todo le llega a Torvalds- ya no importa como antaño, porque el grueso del desarrollo del kernel es pagado (“solo estaré ahí ciando me paguen por estar ahí”. comenta Garret en referencia las listas de correo). La actitud puede ser inexcusable, pero no parece que vaya a cambiar.

En cuanto al fork de Linux, no tiene importancia. La importancia en todo caso la ostenta que el hartazgo de un desarrollar le haya llevado a tal extremo; aunque ni es el primero será el último. A saber la de forks de Linux que habrá por ahí. Cualquiera puede coger el código fuente, editar algún archivo y… habemus fork.

Mantenerlo es otro cantar y la intención de Matthew Garret no es esa. De hecho lo que propone es interesante y a pesar de que no tendrá cabida oficial dentro del kernel, podría ser aprovechado igualmente.

Como veis, con Linux no pasa nada, aunque debería haber un ligero cambio de actitud por parte de su líder. Solo ligero, que no se nos ablande.

Fuente: MuyLinux





Este artículo proviene de Software Libre
http://www.somoslibres.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.somoslibres.org/modules.php?name=News&file=article&sid=7118