España: “La migración de nuestro colegio a Ubuntu ha sido un éxito rotundo”
Fecha Tuesday, 12 May a las 13:08:21
Tema Linux Ubuntu


Hace poco más de un año publicamos una noticia que gustó mucho y cuyo titular, De Windows XP a Ubuntu 14.04: migración masiva en un colegio de León, lo decía todo. La historia surgió de una entrevista a Fernando Lanero, profesor de informática y responsable de ese área en el Colegio Agustinos de León, además de administrador de Ubuntu León y uno de los organizadores del evento Linux&Tapas del que nos hicimos eco el mes pasado. Fue ese contacto el que propició la entrevista que podéis leer a continuación, casi a modo de reválida: ¿cómo van las cosas en el Colegio Agustinos un año después? ¿Se han cumplido los planes del audaz profesor y Ubuntu reina, o no ha sido posible sustituir a Windows? Descubrámoslo en la siguiente entrevista, advierto, larga, pero muy interesante.

Hola, Fernando. Supimos de la migración del Colegio Agustinos de León a principios del abril pasado, antes de que se lanzara Ubuntu 14.04. Según contaste entonces, estabais haciendo pruebas y esperando la versión final para comenzar el proceso. ¿Cómo ha ido todo? ¿Lo habéis conseguido?

Hola José. Antes de nada, agradecer a MuyLinux el interés por el proceso de cambio a tecnologías libres que hemos llevado a cabo en nuestro Colegio de Agustinos de León. También quiero agradecer desde aquí la implicación y ayuda que he recibido tanto de profesores del propio centro, como de personas ajenas por completo a nuestra comunidad educativa, pero que impulsan enormemente el uso de software libre con sus acciones como son Francisco Javier Teruelo (Ubuntu Leon), Juan Carlos de la Vega Salamanca (Puto Linux) y Marcos Costales (Ubuntu España). Gracias a todos ellos porque sin su soporte, todo esto hubiese sido imposible.

En cuanto a tu pregunta sobre el éxito de la migración de los ordenadores del centro a Linux, en concreto a Ubuntu, la respuesta es un rotundo sí. Ahora mismo contamos con 120 ordenadores de uso publico corriendo la versión 14.04 de Ubuntu. Y, aunque los comienzos fueron difíciles -eso es innegable- ahora mismo el grado de satisfacción es muy alto entre los usuarios de los equipos.

O sea que habéis ampliado el número de equipos y todos funcionan con Ubuntu. Pero ¿solo Ubuntu o con arranque dual de por medio?

Exacto. Al final han sido más ordenadores de los que en un principio nos habíamos planteado. ¿La razón? El funcionamiento y desempeño de los equipos con los que contaba, era muy superior con Ubuntu que con el sistema Windows original. En cuanto a lo que me planteas sobre el arranque, la respuesta es no. En los 120 equipos se ha sustituido por completo Windows por Ubuntu. Ningún ordenador queda funcionando con Windows de forma nativa.

Los comienzos de la migración fueron difíciles, dices. Cuéntanos más acerca de dificultades específicas que hayáis tenido que salvar y con qué soluciones lo habéis hecho.

El comienzo fue lo más complicado, sin duda alguna. En primer lugar, la mayor resistencia la encuentras en los propios usuarios. Exceptuando los alumnos, la mayoría de la comunidad educativa rechazaba el cambio por el mero hecho de cambiar, aun cuando un porcentaje muy alto nunca había funcionado con Linux en un PC. No obstante, ya se venía educando a los profesores desde años anteriores haciendo “migraciones parciales”: primero fue Firefox en todos los ordenadores, después el antiguo OpenOffice y por último, el cambio del año pasado a Ubuntu.

En segundo lugar, el mayor problema que nos encontramos fueron las editoriales y sus contenidos digitales. La mayoría únicamente tienen contenidos en formato ejecutable para Windows. Algunas en Shockwave, otras en Flash, muy pocas para Mac OS y únicamente una que dispone de todos sus contenidos para todas las plataformas, incluido Linux. Además, aquellas que no contaban con contenidos nativos para Linux, curiosamente eran las que más pegas llegaron a poner, menospreciando y refiriéndose de manera despectiva al que, según ellas, era un sistema operativo en el que no podían invertir esfuerzos por no seguir ningún estándar ¿? Se ve que para estas personas, el único estándar es Windows, como si fuese el que sustentase una suerte de verdad absoluta.

El siguiente problema que se nos planteó fueron las pizarras digitales y su compatibilidad con el nuevo sistema operativo. En el colegio contamos con 30 pizarras digitales, todas ellas de la marca Hitachi. Desde el primer momento sabía que este iba a ser el caballo de batalla, y por eso desde el inicio de la migración estuve buscando la solución al problema. En los CD´s de instalación para este tipo de hardware solamente contaba con software para Windows y Mac OS y ni rastro de binarios para Ubuntu. Como cuando empezamos la migración aún no contaba con solución alguna al problema, comenzamos la instalación de Ubuntu sin el soporte específico para estos dispositivos y no fue hasta bien entrado noviembre de 2014 cuando tras muchas pruebas y compilaciones de núcleos fallidos, logré una versión estable del núcleo 3.14 con soporte completo para las pizarras Starboard de Hitachi. Por lo que ahora todo está funcionando como debe en todas las aulas.

Y hasta aquí, creo que llegan todos los problemas que nos ha planteado Linux en el colegio, que como se puede observar son todos pequeñas trabas o inconvenientes de terceras partes. El sistema como tal, no ha planteado ni un solo pero.

Así que tuvisteis que actualizar por vuestra cuenta a Linux 3.14 (Ubuntu 14.04 se estrenó con Linux 3.13) para disponer de soporte para las pizarras electrónicas. Si no recuerdo mal, Hitachi os daba el código fuente y colaborabais con una escuela catalana para automatizar la instalación. ¿Cómo se resolvió finalmente este asunto?

Exacto. Hubo que cambiar el núcleo a una versión superior a la 3.13 original de Ubuntu 14.04. Con la versión 3.14 y el código fuente del que nos proveyó Hitachi y tras compilar ambos para Ubuntu 14.04, el problema de las pizarras Starboard de Hitachi quedó zanjado. Y aunque aquí lo cuente de forma superficial, era fue uno de los mayores retos en los que me vi inmerso durante toda la migración. Hay que tener en cuenta el enorme coste económico que había llevado a cabo el colegio en años pasados para dotar a todas las aulas con esta tecnología y yo, de un plumazo en tan solo dos meses las había dejado completamente “out of work”. Sí, me quitó el sueño durante unos meses.

Sin embargo, como os digo, con la ayuda de la comunidad, todo es posible en el mundo del software libre y en concreto con la colaboración inestimable de Francisco Javier Teruelo de Luis del INS Terra Roja de Santa Coloma de Gramanet y su gran experiencia en el ámbito de la tecnología aplicada a la educación.

Por lo demás, a nivel de aplicaciones no habéis tenido problemas para encontrar alternativas a lo que usabais, parece. Más allá de Firefox y LibreOffice, ¿qué otras aplicaciones y herramientas se han vuelto de uso común en el colegio?

Como ya mencioné con anterioridad, en nuestro colegio, planteé una “migración progresiva”. Curso a curso y a lo largo de 3 años, el cambio de unas aplicaciones a otras ha sido secuencial con el fin de que la ruptura con las soluciones de software antiguo fuese lo menos traumático posible. Firefox y LibreOffice ya estaban ampliamente aceptadas antes del cambio completo a Ubuntu.

En cuanto a lo que me preguntas sobre qué otras aplicaciones han tomado protagonismo una vez migrados a Ubuntu dentro de las tareas diarias del colegio, en el ámbito de usuarios finales, tenemos Clipgrab como absoluto top ten entre los profesores para poder contar con sus vídeos de You Tube aun cuando existan problemas de conexión. LibreOffice Math, el editor de ecuaciones y fórmulas de la suite de ofimática libre es una constante también en cualquier examen de matemáticas, física y química. Draw de LibreOffice también es muy popular entre el claustro de profesores por su facilidad a la hora de trabajar y editar ficheros en formato PDF.

Si hablamos del ámbito de administración de los sistemas, el rey es rsync, sin duda. Sincronización absoluta de todos los datos sensibles del colegio en los discos duros de respaldo y Vinagre para la administración de equipos remotos en las aulas de informática e idiomas.

Dando la vuelta a la pregunta que me planteas, lo que más llama la atención a todos los usuarios del nuevo sistema es la ausencia de antivirus. Por lo que estoy viendo, es una constante entre usuarios de Windows: no conciben un ordenador sin un programa antivirus corriendo en segundo plano. Por lo que este software es el que podemos decir que es el más común entre el usuario medio y que hemos desterrado definitivamente.

Es de imaginar que los 120 equipos no son exactamente iguales, unos tendrán más años que otros o habrá diferentes configuraciones de hardware. Cuando dices Ubuntu, ¿significa Ubuntu con Unity o hay otros entornos de escritorio o ediciones de Ubuntu (Xubuntu, Lubuntu, etc) en funcionamiento?

En el colegio, junto con la migración a Ubuntu también se decidió adoptar Unity como el entorno por defecto. No creí en su momento que una fragmentación de los escritorios fuese positivo para la adopción del nuevo sistema y sigo firmemente convencido de eso. Si es verdad que en nuestro colegio tenemos la suerte que el equipo con menos especificaciones cuenta con un Core 2 Duo, 2Gb de memoria RAM y tarjeta gráfica dedicada con aceleración 3D, lo que es ideal para poder correr Unity sin ningún impedimento. Eso sí, de no haber sido así, y no haber contado con el hardware necesario en un número significativo de equipos, hubiese adoptado Xubuntu en la totalidad de ordenadores sin duda alguna.

La prioridad del cambio es que los usuarios percibiesen una mejora sustancial en los equipos informáticos y eso era la directriz principal que seguimos en su momento.

¿Habéis calculado el ahorro económico que le ha supuesto al colegio la migración a Ubuntu?

A groso modo, teniendo en cuenta el ahorro en licencias de Microsoft Windows, Microsoft Office, antivirus, software propietario comercial y actualizaciones de hardware que hubiesen sido necesarias de haberse optado por una migración a Windows 8, estaríamos hablando de un ahorro de unos 35.000 euros en el curso 2014-2015. Obviamente es mucho más interesante invertir ese dinero en la educación de nuestros alumnos que no en pagar a Microsoft y otras multinacionales del software.

Retomando el difícil arranque al que hacías referencia y en el que “la mayor resistencia la ofrecieron los propios usuarios”, ¿cómo lo llevan un año después profesores y, muy especialmente, alumnos?

Me alegra que me hagas esa pregunta, ya que un año después del cambio, cuento con datos objetivos del uso del nuevo sistema. Comenzando por los profesores, hemos conseguido reducir en un 63% las incidencias en ordenadores de clases y en un 90% en las de las aulas de informática. Con incidencias me refiero a requerimiento de actuaciones sobre ordenadores relativas a desinfección de antivirus, degradación del sistema y problemas de lo más diverso que, con la migración a Linux, han desaparecido de un plumazo. Lo que cualquier administrador de sistemas agradece enormemente.

En cuanto a los alumnos, la implantación no ha supuesto problema alguno. Los chicos son como esponjas y no tienen dificultad alguna para adaptarse a lo que sea. Además, trabajar con GNU/Linux para ellos supone un plus de motivación, ya que todo esto les suena a “hackers” y les encanta; y lo que te gusta siempre supone un añadido motivacional para aprender. Con el tiempo y la estandarización, este feeling desaparecerá, pero por ahora estamos aprovechando el tirón. No os imagináis cuánto bien ha hecho a la difusión del software libre entre los jóvenes J. Assange y E. Snowden.

¿Qué hay de la interoperabilidad? Entre los sistemas que alumnos y profesores usan en el centro y en casa, pero también entre el centro y los organismos públicos con los que os comunicáis, ¿algún problema?

Realmente sí existen problemas. Sobre todo en lo referente a la conversión entre ficheros .doc /.docx y .odt de los procesadores de textos Word y Writer. La compatibilidad entre el estándar de facto Microsoft Office y la suite ofimática LibreOffice sigue siendo, pese a quien pese, el talón de Aquiles de los sistema libres.

Otro caso a tener en cuenta es también Excel. La complejidad que pueden llegar a tener ciertas tablas dinámicas de la hoja de cálculo de Microsoft son difícilmente trasladables a la hoja de cálculo de LibreOffice.

Ante estas situaciones solo queda echar imaginación… Y si no puedes con el adversario, unirnos a él. Microsoft de un tiempo a esta parte, ha puesto a disposición de todo el público una fantástica herramienta: Office Online. Y ya desde Ubuntu León, dimos una pequeña solución para integrar dicha herramienta en Ubuntu: Microsoft Office: que no tenerlo no sea la razón de que no uses Ubuntu. Solución que se ha implementado de forma temporal en todos los equipos administrativos y de uso directo por el profesorado, no en aulas, para facilitar la migración de todos los materiales que durante años los profesores han ido elaborando en Word y Excel.

También es cierto que poco a poco y con el paso de los meses, a medida que los usuarios van familiarizándose con LibreOffice y ser éste el ecosistema de todo el colegio, la dependencia de Office va disminuyendo, por lo que es previsible que en uno o dos cursos más, la suite ofimática de Microsoft, prácticamente sea un vago recuerdo en nuestro centro.

Respecto a los organismos públicos… Sí que es un caso para estudiar a parte. Cada día me encuentro con problemas de lo más variopinto. Desde el uso obligatorio de Internet Explorer en su versión… ¡6!, o la versión 8 del mismo navegador en modo de compatibilidad, hasta la necesidad de usar Flash para ‘logearte’ en ciertos servicios de uso obligatorio. Aquí si que no hay una norma común. La Administración española está completamente fragmentada y sin seguir una línea de actuación uniforme. En cuanto a los organismos que peor cumplen con el software libre, está la Junta de Castilla y León y la Universidad de León. Sus pegas e incompatibilidades a la hora de trabajar con sus servicios, son constantes, por lo que ante estas situaciones, solo queda echar imaginación o tirar de máquinas virtuales.

¿Sabes si Ubuntu ha convencido a alguien más allá del colegio?

Desde la implantación de Ubuntu hace ya prácticamente un año, el miedo de los usuarios a los sistemas de software libre ha ido disminuyendo exponencialmente. Poder probarlo en las aulas sin la presión de poder perder ni estropear absolutamente nada, hace que muchos se convenzan de que Ubuntu, y GNU/Linux en general, es una alternativa no solo válida, sino muy por encima de sus homónimos privativos.

Es más, a lo largo de lo que va de este curso 2014/2015, se habrá instalado Ubuntu (o alguno de sus derivados) en unos 25 o 30 ordenadores a nivel personal, y todo por iniciativa y a petición de sus propietarios. Eso que tenga yo constancia directa de tal actuación, seguramente existan muchos más usuarios que se hayan pasado a Linux sin intervención directa del personal del centro.

¿Y a algún otro colegio? El de los Agustinos de León es un caso de éxito a todas luces. ¿Sabes si otros colegios os han seguido los pasos o tienen interés por hacerlo? Habéis demostrado que se puede.

Si. Aquí en León parece que nuestra experiencia ha causado un efecto positivo entre otros centros educativos. Un colegio de la ciudad se puso en contacto con nosotros en su momento y ya ha comenzado la migración; y al menos otros dos se lo están planteando. Eso sí, todos dentro del ámbito privado-concertado; la enseñanza pública parece que está más interesada en velar por los intereses de Microsoft y las grandes multinacionales, creando día tras día futuros usuarios de sus productos… todo ello sin pedirles nada a cambio.

A nivel nacional, los colegios Agustinos de Valencia y Alicante, aprovechando el camino que ya hemos recorrido nosotros y nuestra experiencia en la migración, también han comenzado los estudios previos para implantar de manera progresiva Ubuntu en sus centros. Además de otros colegios dentro del territorio nacional que también se han puesto en contacto conmigo para interesarse por cómo llevar a cabo una migración de este tipo.

Decía que vuestro ejemplo es o debería ser inspirador, que habéis demostrado que se puede… Pero tal vez no sea tan fácil. Tal vez en otros colegios no haya un Fernando Lanero que impulse la iniciativa y se encargue de llevarla a buen puerto; por otro lado, sois un centro privado. ¿Es exportable el ejemplo a la escuela pública?

Cambios de este tipo probablemente sean más cuestión de voluntad individual que de esperar a que el mastodonte de la Administración pública reaccione. Conozco de primera mano, por los cursos que he impartido para la Junta de Castilla y León, la situación de los centros educativos públicos en León y es descabellada. Cientos, si no miles de ordenadores corriendo un sistema operativo obsoleto, descontinuado y sin soporte como es Windows XP. Atestados de software pirata sin ningún tipo de garantía y saltándose la ley de propiedad intelectual a cada golpe de teclado.

Esta razón es básicamente por la que no se puede dejar en manos de multinacionales extranjeras, que operan a miles de kilómetros de nuestra realidad, la operatividad y el mantenimiento de los equipos informáticos que manejan nuestros niños. Miles de ordenadores zombi en nuestros colegios y con el beneplácito de la Administración; ¿ése es el tipo de educación de calidad en nuevas tecnologías que queremos para nuestros pequeños? No lo creo. Por eso siempre insto a mis compañeros docentes y en especial a aquellos con puestos de responsabilidad en los equipos directivos de los colegios e institutos, que son los que de verdad conocen la realidad del centro, a salir de la zona de confort y buscar las alternativas a lo que imponen las Administraciones con directrices directas desde los cargos políticos. Tenemos que romper una lanza en favor de la libertad de nuestros alumnos y de su educación.

Ha sido un placer, Fernando. Muchas gracias por la disposición. ¿Quieres añadir algo para terminar?

Si, antes de terminar, me gustaría agradeceros el esfuerzo que hacéis por dar cabida a un tema tan poco tratado -por desidia o desconocimiento-, pese a la importancia que tiene, como es el de la necesidad de implantar sistemas de software libre en los ordenadores de nuestras instituciones educativas. Un paso necesario, que llevamos tiempo tratando desde Ubuntu León, para abrir un debate en el que todos los agentes educativos (alumnos, padres, colegios y administraciones) deberían verse involucrados para lograr una verdadera educación en libertad e igualdad.

Gracias a ti, Fernando. Y un saludo para todos en el Colegio Agustinos.







Este artículo proviene de Software Libre
http://www.somoslibres.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.somoslibres.org/modules.php?name=News&file=article&sid=6932