Cómo pasar de Windows XP a Linux, tras el final del soporte oficial
Fecha Thursday, 10 April a las 13:25:49
Tema Microsoft


El soporte de Windows XP ha terminado, y es hora de encontrar un lugar a dónde emigrar. Quizás este es uno de los mejores momentos para dar ese temido paso, y decidirse a probar Linux.El soporte oficial de Windows XP ha terminado. No se trata de cualquier cosa, la plataforma de Microsoft por siempre quedará en la memoria de muchos como una de las más estables, sencillas de usar y ligeras que hemos visto en mucho tiempo. Es tanto así que varias organizaciones a nivel mundial, incluyendo algunos países, han llegado a acuerdos con la empresa para que les sigan extendiendo el soporte a cambio de pasar por caja.

Lamentablemente esa es una situación particular para empresas, y no será el caso para todo el mundo. Por lo que ha llegado el momento de dar el gran salto a una nueva plataforma, y ya que has decidido hacer el cambio, por qué no aprovechar e instalar alguna distribución Linux.

Algunas distribuciones Linux están pensadas para ser muy ligeras, sencillas de usar, y sorprendentemente estables, justo lo que tanto nos gustó de Windows XP. Además, tendrás la ventaja de tener que preocuparte mucho menos por el malware, así que veamos.

Qué distribución elegir

Lo mejor y lo peor de Linux es la enorme variedad de distribuciones que existen. Esto quiere decir que podemos encontrar algo que cubra todas las necesidades, pero también que tendremos que elegir cuidadosamente cuál es la que mejor nos va a nosotros.

Gabriela el otro día nos contaba de las tres mejores opciones a tomar en cuenta si quieres pasarte a Linux una vez dejado Windows XP, tomando en cuenta la estabilidad, facilidad de uso, y claro, el buen diseño. Por otro lado, aquí también hicimos lo propio, con algunas de las distribuciones Linux más ligeras y cómodas de usar. Sin embargo, mis tres consejos personales son los siguientes: Cómo pasar de Windows XP a Linux, tras el final del soporte oficial

Xubuntu: Se trata de la versión de Ubuntu con XFCE como entorno de escritorio, y es la que un servidor está usando desde hace un par de años. XFCE no es la alternativa más atractiva, y puede que tampoco la más cómoda de usar, pero lo que pierde en todo eso, lo gana en estabilidad y rapidez. Si tienes algo en contra de Ubuntu, siempre puedes usar alguna otra distro que utilice XFCE (como Manjaro XFCE). Lubuntu: Un poco más funcional y parecida a Windows XP, es probablemente la alternativa perfecta para los que vienen migrando desde ese sistema operativo. Lubuntu está basada en Ubuntu y LXDE, otro entorno de escritorio ligero, para mantener la estabilidad y la soltura del sistema por encima de todo. elementary OS: Si eres de aquellos a los que el diseño les prima por sobre todas las cosas, esta es la distro para ti. No te equivoques, no se trata de algo tan ligero como Xubuntu o Lubuntu, pero tampoco es nada que cualquier ordenador decente no podrá llevar. Lo mejor de elementary es que además de un diseño fantástico, pese a ser muy diferente de Windows XP, está pensada para ser muy intuitiva y fácil de aprender a usar. Cómo instalar Linux

Antes que nada, te recomendamos leer este articulo de los chicos de Bitelia, donde se explica todo lo que necesitarás saber si eres novato. Lo siguiente es asegurarte de respaldar toda tu información cuidadosamente. Esto último deberás hacerlo indistintamente si deseas conservar Windows XP, o si por el contrario vas a dar un completo vuelco, ya que cualquier error te llevará a perder tus datos.

Cómo pasar de Windows XP a Linux, tras el final del soporte oficial

Personalmente, siempre recomiendo dividir el disco duro en dos o tres particiones, por si en algún momento decidimos instalar Windows de nuevo, o si mantenemos los dos sistemas operativos desde el principio. Así, mi consejo es tener un par de particiones de 25% del espacio para los sistemas operativos, y una tercera con el resto el espacio para servir de terreno neutro y almacén Cómo pasar de Windows XP a Linux, tras el final del soporte oficial de datos para ambos sistemas.

Elegida la distribución de Linux que vamos a utilizar, lo siguiente será crear un LiveCD o LiveUSB. Gracias a estos medios de instalación, el proceso es sumamente sencillo, simplemente debemos entrar al BIOS y configurar que el arranque se haga desde el medio que deseamos utilizar (CD o USB), a continuación de lo que se cargará el sistema operativo, con un sencillo instalador, que debemos seguir paso a paso (tranquilo, en verdad es muy sencillo de usar).

Y con eso, ya debería estar. Si has seguido todo bien, entonces deberías tener lista tu nueva distribución Linux Instalada.

Fuente: Gizmologia





Este artículo proviene de Software Libre
http://www.somoslibres.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.somoslibres.org/modules.php?name=News&file=article&sid=6606