Venezuela va lento pero segura la migración al Software Libre
Fecha Friday, 23 September a las 10:46:05
Tema Noticias Software Libre


En siete años el gobierno sólo ha podido formar 44 mil empleados públicos, de un universo de 2,2 millones 60% de los servidores de entes del Estado corren en programas abiertos, pero menos del 10% de los empleados los usan.

El decreto 3.390 establecido en el año 2004, que impuso una migración absoluta de todo el software que se usaba en la administración pública hacia sistemas, aplicaciones, herramientas y desarrollos basados en software libre, no ha logrado cumplir su objetivo, a pesar de que, en aquel tiempo, se establecieron dos años (hasta 2006) para lograrlo.

Sin embargo, el proyecto, que tuvo sus problemas en los temas de aplicación y despliegue, así como en el entendimiento de los promotores e impulsores de que había aplicaciones y software que tendrían que permanecer bajo herramientas privativas por un tiempo, sí ha logrado avanzar, en parte, en la administración de servidores, sobre todo en aquellos que están ligados directamente a entes del Estado como ministerios, institutos autónomos, entre otros, que corren bajo herramientas en software libre, pero con soporte mayormente de empresas privadas.

Según fuentes extraoficiales y declaraciones no muy recientes de Carlos Figueiras, director del Centro Nacional de Tecnologías de Información (CNTI), han migrado cerca de 60% de los servidores que utiliza la administración pública nacional hacia sistemas y soluciones basadas en software libre, pero ese mismo destino no ha sido afín para aquellos empleados públicos que trabajan en equipos de escritorio desde sus oficinas

En este caso la migración no alcanza al 10% y, en empresas del Estado como Cantv y Pdvsa, los procesos de migración han sido más lentos. Y es que aún en esas empresas, gran parte de los sistemas permanecen instalados en soluciones privativas, pues no hay aplicaciones o desarrollos libres que puedan garantizar la estabilidad y, en otras, sólo es posible el uso de software privado para manejar una aplicación muy específica.Además, el ente creado para impulsar el desarrollo del conocimiento y profundizar la formación del personal en los entes del Estado, la Academia Nacional de Software (ASL), no ha podido ampliar su radio de acción para formar a más personal.

En siete años, la Academia Nacional de Software Libre ha impartido poco más de dos mil 600 cursos en los entes del Gobierno, ministerios, entre otros, con un total de 44 mil empleados públicos formados, de un número que supera los 2,2 millones, según cifras oficiales. En números, la academia sólo ha podido formar un promedio de siete mil empleados anualmente y en ellos se cuentan a empleados de alcaldías, gobernaciones, universidades y comunidades organizadas que no están vinculadas directamente como empleados de la Administración Pública Nacional.

Y es que la poca articulación entre los que tienen la responsabilidad de la formación y aquellos que deben ser formados, ha traído como consecuencia una separación de las prioridades, a los que se suma la escasez de presupuestos para que los ministerios y entes del Estado hayan podido tener una mayor y más rápida capacitación en el uso de herramientas y aplicaciones basadas en software libre.Durante la celebración del evento Tecnologías Libres de Información para Vivir Viviendo, efectuado la semana pasada en el Teresa Carreño, también se conoció que atender, por ejemplo, a los empleados de la Cantv, implica la formación de unas 17 mil personas y que, a la fecha, la ASL no tiene la capacidad para poder cumplir, a pesar de que están conscientes de que es poco probable que se logre la migración como lo impone el decreto.

Esto no será posible sin un proceso de formación, porque deben enfrentarse a diversas variables, desde la resistencia al cambio de los empleados, hasta los problemas de presupuesto; aunque al parecer para el año que viene dispondrán de un presupuesto único que no alterará las intenciones de formar en todos los frentes, pues los montos no tendrán que salir del presupuesto de un ente en específico, sino que amparados en uno sólo, la ASL, tendrá la capacidad para formar sin esperar que se aprueben los recursos para pagar al personal.







Este artículo proviene de Software Libre
http://www.somoslibres.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.somoslibres.org/modules.php?name=News&file=article&sid=4903