Cuando el licenciamiento de una obra puede ser libre
Fecha Tuesday, 23 December a las 18:56:53
Tema Actividades Libres


Una licencia, según la Real Academia Española, es un “permiso para hacer algo”; y según la Wikipedia “es un contrato mediante el cual una persona recibe de otra el derecho de uso de alguno de sus bienes”. Generalmente, una licencia se aplica a un medio no tangible o intelectual y dependiendo del tipo de licencia que se use, el autor puede ceder sus derechos con libertad o no, o pedir el pago de un monto determinado por su uso. De esta forma, existen muchas licencias de carácter libre y para todo tipo de tareas, entre las que podemos elegir para nuestra obra o trabajo.

Cuando hablamos de licenciar una obra o un trabajo, no necesariamente nos referimos a un desarrollo de software, ya que podemos relacionar una licencia a cualquier obra creativa, como ser: documentos, libros, audio, video, diccionarios, webs, blogs, etc.

Dependiendo de nuestra necesidad, hay ciertos conceptos que se aplican a cualquier forma de publicación, entre las cuales podremos elegir cual se adecúa mas, ya que nosotros somos los que tenemos la potestad absoluta sobre nuestra obra, por ser sus creadores.

Si nos ubicamos dentro de los marcos legales, los autores son reconocidos como derecho-habientes, y sus derechos sobre sus obras son automáticos. Con esto queremos decir que no hay necesidad de registrar nuestras obras, ya que el Copyright o Derecho de autor se aplica en el mismo momento de la concepción de la obra.

Pero a su vez, existe un modo de licenciamiento conocido como Copyleft (left=cedido/izquierda o derecho a copia): una alternativa a las restricciones que imponen las normas de Copyright (right=derecho/derecha o derecho de autor). El Copyleft le da la libertad a los usuarios de una obra determinada de usarla, copiarla, redistribuirla y modificarla, siempre y cuando se nombre al autor orginal, esto se conoce como “protección heredada”.

A su vez, también existen licencias libres que aplican el Copyleft como una de sus principales cláusulas, como la GNU GPL (Licencia Pública General, según sus siglas en inglés), GNU FDL (Licencia de Documentación Libre, según sus siglas en inglés), la Licencia Artística, la Creative Commons, Coloriurus, entre otras.

Un poco de historia

En los principios de la década de los 80, en que la PC comenzaba a adoptarse en todos los hogares del mundo, el software sufrió un gran cambio. Luego de venir de más de 20 años donde NO se lo consideraba como un producto, sino como una gran herramienta que los grandes fabricantes de hardware les brindaban a sus usuarios; y donde los programadores y desarrolladores compartían sus trabajos entre sí.

Así, fue como las computadoras comenzaron a ser distribuidas con un sistema operativo privativo y se produjo una transformación en la forma en que se distribuía el software.

Este software privativo obligaba a sus usuarios a aceptar condiciones que les impedían realizar mejoras de dicho software. Y si en alguna situación el usuario encontrase un error en el programa, su única solución era informárselo a la empresa desarrolladora para que lo resolviera. Una tarea que les generaba dependencia para con la empresa y con la que mayoría de los grupos de usuarios de esa época no simpatizaban.

Entre esos grupos de usuarios se encontraba Richard Stallman, padre del proyecto GNU e impulsor del movimiento del software libre, quien en aquel momento se vio en una encrucijada en la cual tuvo que optar por seguir usando software privativo que lo restringiera de sus libertades de uso; o seguir con esa cultura de los comienzos de la informática, donde los programadores compartían libremente sus programas.

En aquella época, Stallman se encontraba desarrollando un intérprete de Lisp, del cual la empresa Symbolics se interesó. Este gurú de la informática accedió a brindarles una versión de su trabajo bajo el dominio público sin restricciones. La empresa realizó modificaciones del programa, mejorándolo y ampliándolo sobre su original, pero cuando Stallman quiso acceder a dichas modificaciones, la compañía se negó.

Y fue así como en 1984 Stallman comenzó a trabajar para erradicar este tipo de comportamientos y creó el proyecto GNU, que tenía el objetivo de crear un sistema operativo completamente libre. Al año siguiente, en 1985, fundó la Free Software Foundation (FSF, Fundación para el software libre, según sus siglas en inglés), con el fin de darle fuerza al movimiento del software libre.

Luego de estos acontecimientos, Stallman se encontró con otro inconveniente, y era que todo ese software desarrollado a través del proyecto GNU era libre de uso sin restricciones, lo que le permitía a las empresas tomar esos códigos y convertilo en software privativo. Esto lo llevo a escribir una licencia que trabajara dentro de los marcos legales y protegiera la libre distribución, modificación y uso del software, con la condición de que en todo momento se nombre a sus creadores y que sus trabajos derivados tuviesen los mismos criterios. Ésta es la GNU GPL: GNU General Public License (Licencia pública general, según sus siglas en inglés).

“La forma más simple de hacer que un programa sea libre es ponerlo en el dominio público, sin derechos reservados. Esto le permite compartir el programa y sus mejoras a la gente, si así lo desean. Aunque también permite a personas no cooperativas convertir el programa en software privativo. Ellos pueden hacer cambios, muchos o pocos, y distribuir el resultado como un producto privativo. Las personas que reciben el programa con esas modificaciones no tienen la libertad que el autor original les dio; el intermediario se las ha quitado. En el proyecto GNU, nuestro objetivo es dar a todo usuario la libertad de redistribuir y cambiar software GNU. Si los intermediarios pudieran quitar esa libertad, nosotros tendríamos muchos usuarios, pero esos usuarios no tendrían libertad. Así en vez de poner software GNU en el dominio público, nosotros lo protegemos con Copyleft. Copyleft dice que cualquiera que redistribuye el software, con o sin cambios, debe dar la libertad de copiarlo y modificarlo más. Copyleft garantiza que cada usuario tiene libertad”. Richard Stallman.

Con toda esta cantidad de licencias, no se pretende eliminar el Copyright, sino darle ciertas condiciones o modificaciones en cuanto a la distribución de nuestras obras.

Es decir, que de esta forma seremos nosotros mismos quienes decidimos si distribuir o no nuestras creaciones y como hacerlo. Y dependiendo de nuestra situación, podremos hacer una evaluación de las distintas licencias que existen -y que son muchas-, y elegir a nuestra semejanza. Como una buena democracia.

Este texto nace a partir de un trabajo -”Licencias Libres”- realizado por Ezequiel Caridad, licenciado bajo la GNU GPL v1.2.

Fuente: AIMDigital.com.ar





Este artículo proviene de Software Libre
http://www.somoslibres.org

La dirección de esta noticia es:
http://www.somoslibres.org/modules.php?name=News&file=article&sid=2298