Microsoft es cumpable de que Lenovo impida la instalación de Linux en sus portátiles

Microsoft

Para mejorar el rendimiento del sistema, Lenovo está liderando una tendencia de la industria adoptando RAID en unidades SSD en ciertas configuraciones de producto.

Lenovo no bloquea intencionadamente los clientes que utilizan otros sistemas operativos en sus dispositivos y está totalmente comprometida a proporcionar certificaciones Linux y guía de instalación en una amplia gama de productos -https://support.lenovo.com/us/en/documents/pd031426. Los modelos no compatibles dependerán de que los proveedores de sistemas operativos Linux lancen un nuevo kernel y controladores para soportar características como RAID en SSD.

Para más datos, la tecnología RAID a la que se refieren en Lenovo estaría ligada a patentes, razón por la cual no está soportada actualmente por el núcleo Linux. Cuándo lo estará no se sabe, pero sí que la compañía podría ofrecer algún método para utilizar el modo SATA/AHCI para mejorar la compatibilidad y no está claro que esté en su disposición.

En cualquier caso se confirma lo que parecía obvio, y ni Microsoft tiene nada que ver con el asunto, ni Lenovo lo ha hecho adrede… aunque no cambie nada. ¿Cómo proceder ante situaciones como esta? Como os dijimos ayer, haciendo valer el periodo de devolución que estipule la ley, si bien hay que advertir que en muchas ocasiones, si el usuario cambia el sistema operativo manualmente, puede estar expuesto a una pérdida de la garantía. Así pues, nunca está de más optar por equipos que se vendan sin sistema operativo preinstalado, que los hay de todas las calidades.

Acaba de saltar una nueva polémica en torno a al gigante chino Lenovo, una compañía que como hemos visto en los últimos años es capaz de lo mejor y lo peor, esto es, de fabricar y comercializar equipos de alta calidad a buen precio, pero también de llenarlos de basura cuando la ocasión lo ha requerido. ¿Qué ha pasado ahora? El titular lo resume en cierta medida, pero cuidado con adelantar acontecimientos porque, una vez más, la información está muy enturbiada.

Todo comienza con las quejas de algunos usuarios de portátiles Lenovo, que al intentar instalar distribuciones Linux en sus flamantes equipos nuevos, se han visto ante la imposibilidad de lograrlo. El porqué se debería a una configuración de la BIOS que impediría la detección de las unidades SSD, con tecnología NVMe y en modo RAID, por parte de Linux. Así, el fuego se originó en los propios foros de Lenovo, para terminar extendiéndose por Reddit y Hacker News.

Al parecer el bloqueo para instalar un sistema operativo alternativo a Windows se encontraría efectivamente en la tecnología NVMe de las BIOS, algo a lo que la compañía continúa sin ofrecer una respuesta satisfactoria a sus clientes. Con todo, hay quien ha conseguido superar las barreras, pero a base de meterle mano con profundidad al equipo, lo que no está al alcance de todo el mundo. El problema afectaría a la serie de ultraportátiles Yoga 900, aunque tampoco está claro si a todos o solo a algunos, o si son más los modelos susceptibles de padecerlo, porque la inundación de comentarios en todas direcciones es importante.

¿Y qué tiene que ver Microsoft en todo esto? Su implicación viene a cuento de la respuesta de uno de los expertos de Lenovo en Best Buy, tal y como se ha recogido en una imagen que ya ha dado la vuelta a Internet, pero cuya fuente real no he podido encontrar, aunque incluso en Phoronix se han hecho eco del asunto. La imagen de marras, a continuación.

Fuente: MuyLinux

Tema Relacionado: Microsoft