La seriedad de Microsoft frente al Open Source

Microsoft

La “deriva aperturista” de Microsoft en el último par de años -un poco más, en realidad– no ha dejado indiferente a nadie dentro del mundo de la tecnología. La compañía que un día tratara a Linux de cáncer hoy le declara su amor a los cuatro vientos, al tiempo que va haciéndose un hueco en el ecosistema del Open Source con movimientos de diferente índole, desde liberar componentes de su propia cosecha a otros de carácter más estratégico.

Que la evolución y alcance de Linux y el modelo de desarrollo Open Source son las dos piezas clave que han motivado la reacción del gigante del software privativo, es un hecho indiscutible. Como lo es que nadie hace nada a cambio de nada, acabe poniéndole un sello de libre al resultado de su trabajo o no. Canonical, Red Hat, Microsoft, Apple… Cada empresa se mueve de acuerdo a sus necesidades, como siempre ha sido y siempre será. El factor que más las distingue, sin embargo, sí está en el sello que cada una aplica.

Por supuesto, Microsoft tiene una estrategia y el temor de algunos es que no pase por una integración verdadera, sino por una infiltración de las de “adoptar, extender y extinguir”. Que haga como el lobo de Caperucita y que triunfe. Pero, ¿no estamos ya un poco mayores para cuentos? Especialmente para cuentos que nos sabemos de memoria. ¿Cuántas veces han intentado las grandes empresas del sector imponer tecnologías propias y han fracasado? Les ha pasado a todas. O lo que es lo mismo, todo en esta vida tiene su lado oscuro y corporaciones del tamaño de Microsoft no se libran; pero no todo es blanco o negro y los errores pasados no tienen por qué repetirse.

Además, el zeitgeist tecnológico que se respira es el del Open Source y no va a alterarse por las decisiones de un solo actor, por muy importante que sea. ¿Se acerca Microsoft al sol que más calienta? ¿Y cuál es el problema? Que los de Redmond se unan al partido por interés no es una anomalía, es la regla. También el Open Source funciona a base de egoísmo, como tan bien explicó Linus Torvalds en su momento:

En cierta forma, creo que en realidad el logro final del Open Source es haber permitido que todo el mundo sea egoísta, no intentar que todo el mundo contribuya al bien común.

En otras palabras, no veo al Open Source como ese mensajito del “vamos a cantar todos el kumbaya alrededor del fuego y hagamos del mundo un sitio mejor”. No, el Open Source solo funciona si todo el mundo contribuye por sus propias razones personales y egoístas.

Las razones egoístas originales para colaborar con Linux se centraban simplemente en el placer de trastear. Es lo que me pasó a mi: programar era mi hobby, mi pasión, y aprender cómo controlar el hardware era mi objetivo egoísta. Y al final resultó que no estaba solo en ese objetivo.

Linus Torvalds

No es mi misión blanquear a Microsoft en estas páginas, donde estamos siempre a lo que se cueza, huela apetecible o desagradable. Pero si hay un campo de juego donde las segundas oportunidades, además de estar bien vistas, son alentadas, es el del Open Source, donde la reutilización del trabajo ajeno es uno de los pilares fundamentales. Como veis, no hablamos de software libre porque el asunto de fondo aquí es el Open Source o código abierto, no el Software Libre como movimiento social. En todo caso es positivo: al fin y al cabo, la garantía que otorgan ambos medios recae en las licencias.

Así pues, es hora de darle la bienvenida a Microsoft. Por ahora la tendencia mostrada es interesante y va a ir a más, según se puede leer en Linux.com en una entrevista con Wim Coekaerts, nuevo vecepresidente corporativo de Microsoft en el área de código abierto empresarial. Como se sabrá, Microsoft y Linux Foundation tienen entre manos una alianza estratégica y entre otras cosas, Microsoft será uno de los principales patrocinadores de la próxima LinuxCon que se celebra en Estados Unidos y donde participará Coekaerts.

Nuestra atención se centra en mucho más que solo en nuestros productos de código abierto. Por ejemplo, hemos encontrado una gran cantidad de proyectos de código abierto que no tienen suficientes herramientas para desarrolladores, así que estamos ayudando con eso y también con el control de calidad. No solo estamos siguiendo al rebaño con nuestros propios productos, estamos liderando activamente y compartiendo dentro de la comunidad. […] Estamos comprometidos a ayudar a todos, no solo a nosotros mismos.

Más información: muylinux.com

Tema Relacionado: Microsoft