Linus Tovalds pone orden a sus programadores del kernel de Linux

GNU/LINUX

Linus Torvalds no es una de esas personas a las que le tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones polémicas, así que ahora que salta la noticia de que ha prohibido trabajar en el kernel a uno de los programadores mas importantes de la escena libre, no podemos sorprendernos.

Bueno, un poco sí, porque se mire por donde se mire este es un movimiento que traerá mucha cola, y que avivará una de las contiendas mas importantes en el mundo del software libre desde la guerra entre emacs y Vi.

Kay Sievers es uno de los desarrolladores mas importantes de systemd, un demonio (programa en segundo plano) que se inicia en el arranque del sistema y toma el control para que el entorno de escritorio y los programas puedan ejecutarse.

No es la única alternativa en Linux que realiza una función similar, pero si que está aumentando su popularidad entre las distribuciones; por ejemplo Ubuntu abandonará el programa que estaba usando, Upstart, por systemd al igual que Fedora, OpenSuse y otras.

Pelea por uno de los componentes clave del sistema

Como os podéis imaginar, un programa que se encarga del inicio del sistema tiene que conjugarse bien con el kernel, y aquí es donde entra la polémica. Según Linus Torvalds, Sievers no ha cumplido su responsabilidad y ha permitido que un problema relacionado con la depuración de código (el de Linux y el de systemd se ejecutan al mismo tiempo) continúe. Y según sus propias palabras, no está nada contento porque no es la primera vez que pasa.

Key [sic.], estoy j*didamente cansado del hecho de que no arregles problemas en el código que *tu* escribes, así que el kernel tiene que trabajar alrededor de los problemas que causas.

Esto es algo mas que un problema con un desarrollador en particular, ya que systemd tiene cierta fama entre algunos desarrolladores de hacer las cosas a su manera sin tener en cuenta al resto de la comunidad. Pero en este caso estamos hablando del kernel de Linux, la base sobre la que descansan todas las distribuciones; si los desarrolladores de systemd no consiguen convencer a Linus de que pueden cambiar, esto puede afectar a una gran cantidad de proyectos.

Fuente: omicrono.com

Tema Relacionado: GNU/LINUX