Mysql ya casi es un proyecto muerto, MariaDB es la alternativa

Base de Datos

MariaDB es un sistema de gestión de base de datos con licencia GPL, derivado como fork o bifurcación de MySQL, líder tradicional en su segmento. En la actualidad hay más de seis millones de copias de MySQL funcionando, lo que supera la base instalada de cualquier otra herramienta de bases de datos. MySQL es una base de datos enormemente popular en aplicaciones web: suele estar vinculada a blogs como WordPress, Drupal, o en general, al uso de PHP.

Desarrollada inicialmente por MySQL AB, compañía fundada por David Axmark, Allan Larsson y Ulf Michael “Monty” Widenius, MySQL carecía de algunos de los elementos considerados fundamentales en las bases de datos relacionales, como integridad referencial o transacciones, pero a pesar de ello, atrajo a muchos desarrolladores de páginas web con contenido dinámico por su simplicidad.

La evolución de su desarrollo ha ido cubriendo progresivamente estas carencias, y la llevaron a convertirse en el claro líder en su segmento.

Tras la primera versión lanzada en 1995 y tras una evolución que podríamos calificar como enormemente exitosa, MySQL AB, después de pasar una larga temporada especulando con posibles inversiones e incluso con la posibilidad de una salida a bolsa, fue adquirida en enero de 2008 por Sun Microsystems por mil millones de dólares. Y poco tiempo más tarde, en abril de 2009, Oracle anunció la adquisición de Sun Microsystems, en la que Java y MySQL eran piezas muy importantes vistas por los analistas como oportunidades de muy alto potencial, muy escasamente aprovechadas. Y precisamente fue MySQL lo que estuvo a punto de condicionar toda la operación de adquisición, cuando uno de sus cofundadores originales, Monty Widenius, llamó a preservar la internet libre y a salvar MySQL, y promovió que la base de datos fuese excluida de la operación debido a la concentración de mercado que implicaba. La campaña tuvo muchísimo apoyo, pero una serie de promesas de Oracle con respecto a la salvaguarda del futuro del desarrollo de MySQL (que fueron valoradas por Widenius como “promesas vacías“) y una muy intensa labor de lobbying revelada en uno de los cables publicados por WikiLeaks consiguieron que la adquisición fuese finalmente aprobada por las autoridades antimonopolio de la UE.

Poco después de la operación, Oracle dejó perfectamente claras sus intenciones de acabar con todo posible desarrollo de MySQL: retrasó inversiones y desarrollos, dejo de sincronizar los cambios con los repositorios públicos, mezcló componentes no libres en su desarrollo y, en general, se aseguró de alienar completamente a la comunidad de desarrollo del producto, incumpliendo de manera patente las promesas que había hecho hacía tres años. Exactamente como Monty Widenius había dicho que iba a ocurrir.

Pero dejemos de hablar de la triste historia de MySQL y de cómo Oracle no quiso ver la gran oportunidad que suponía continuar su desarrollo, y pasemos a MariaDB: la particularidad de MariaDB es que está desarrollada precisamente por Michael “Monty” Widenius, que había abandonado Sun Microsystems y fundado su propia compañía en febrero de 2009. Maria es el nombre de su hija menor. En realidad, con MariaDB, Monty Widenius ha vuelto a hacer lo que ya había demostrado saber hacer: crear un gran proyecto de base de datos, volver a reunir a una gran comunidad de desarrolladores en todo el mundo, y generar un producto que ya supera a la propia MySQL. El versionado de MariaDB deja claro que soporta todas las características de MySQL hasta la versión 5.5, pero a partir de ahí, inicia su desarrollo independiente dando un salto a las versiones 10 y en adelante, y mejora las características de los escasísimos desarrollos que se generaron en MySQL desde su caída en manos de Oracle.

¿El resultado? Una base de datos que comienza a ganar en popularidad, que ya ha recibido espaldarazos tan importantes como su adopción por parte de la Wikimedia Foundation o por varias distribuciones de Linux, y que muy posiblemente en poco tiempo haya sido capaz de captar a una gran mayoría de la base de usuarios que tenía MySQL. A ojos de la comunidad de desarrolladores, MySQL es en gran medida un proyecto muerto: como su fundador dice, ya no existe ninguna razón para usar MySQL. La historia es interesante por lo que tiene de lucro cesante, de auténtica destrucción de valor por parte de una compañía que, enfrentada con la posibilidad de seguir desarrollando una comunidad de usuarios y creando servicios para ella, decidió abandonar su desarrollo.

Para Oracle, el mercado de usuarios de MySQL carecía aparentemente de atractivo: en ningún momento se encontró cómoda pensando en desarrollar productos o servicios para él, lo veía completamente diferente a su mercado corporativo tradicional. En el fondo, una muestra de la incapacidad de una compañía para entender el software libre y crear valor con él. Mientras algunas empresas aprenden a apalancar sus inversiones en investigación y desarrollo sobre las comunidades de software libre, desarrollan estrategias de innovación basadas en el software libre como plataforma, o incluso crean compañías que entran en el S&P500, otras lo desprecian y destruyen valor incumpliendo sus promesas de manera intencionada. Una historia interesante que enfrenta a Oracle, una compañía de casi cuarenta mil millones de facturación, con una persona, Monty Widenius… y en la que todo apunta a el segundo tiene todas las de ganar. Veremos donde está MySQL en no demasiado tiempo. Y veremos dónde está MariaDB.

Fuente: enriquedans.com

Tema Relacionado: Base de Datos