Respuesta a carta de la CUTI de parte del partido pirata de Uruguay

Actividades Libres

El día viernes 21 de diciembre, la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información emitió un comunicado en el cual se expresa la preocupación de la misma, por la aprobación de un proyecto de ley en la Cámara de Diputados que buscar dar preferencia al Software Libre, tanto en el gobierno como en la educación.

Dada la retórica utilizada en el comunicado, el Partido Pirata (en formación) se ve obligado a explicar con más atención los puntos detallados en el proyecto de ley.

La Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información explica que es incapaz de comprender el razonamiento detrás del proyecto de ley, por lo cual entiende que la aprobación del mismo llevaría a un menor crecimiento de la industria TICs en Uruguay. De esta manera, se pretende con este comunicado poder brindar una explicación del tema y una refutación a los argumentos planteados por CUTI.

Es importante para este fin primero comprender la definición de Software Libre planteada en el proyecto. Esta es, en versión resumida, todo aquel software que pueda ser utilizado para cualquier fin, que se pueda modificar y distribuir sin limitaciones. Es imperativo notar la falta en la definición de cualquier acepción que requiera que el software sea gratuito o que no se pueda licenciar.

Es por eso quizás sorprendente, que CUTI presente la falsa disyuntiva entre software pago y software gratuito. No todo el software privativo es pago ni todo el Software Libre es gratuito, por lo que la discusión entre costos es sólo válida cuando se comparan soluciones específicas, no como generalización de las dos soluciones. El Partido Pirata entiende que el Software Libre puede ser más caro que el software privativo, pero a falta de evidencia en el tema es imposible llegar a una conclusión, en especial cuando no se están considerando las soluciones específicas y las necesidades del gobierno. Es imposible por lo tanto decidir de antemano debido a la falta de conclusión que el Software Libre sería contraproducente para el Estado como CUTI parece querer explicar.

Es así que el presidente de CUTI, Pablo Salomón explicó a la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado, que “hoy en día ya existen muchísimas soluciones en todos los ámbitos del Estado que no están basadas en software libre. Entonces, si se forzara a migrar a todas esas soluciones hacia soluciones de software libre, el costo y el dolor de cabeza serían enormes para el Estado.” El Partido Pirata entiende por estas afirmaciones que el señor Salomón debe estar de acuerdo entonces que migrar entre soluciones privativas es complicado; sin embargo, no se logra comprender cómo eso sería una ventaja del software privativo. Siguiendo su razonamiento, cuanto antes se migren las soluciones donde la continuidad y soporte estén dados por el propio estado y su demanda, menos serán los dolores de cabeza a futuro.

También se presenta en el comunicado la preocupación de que el Estado sea incapaz de conseguir recursos humanos para cumplir con los requerimientos de cierto Software Libre. Es inentendible si así se refiere a que hay más capacitación para cualquier software privativo que libre, o si se está hablando de algún software específico. Otra vez se presume por parte del Partido Pirata, que si se necesita realizar esta comparación se tendría que hacer de manera más explícita, ya que ni la definición de Software Libre ni la de privativo requieren de una capacitación específica.

Sin estudios específicos que citar, es imposible dictaminar la cantidad de recursos humanos capacitados para cada una de las licencias. Por poner un ejemplo, es más fácil encontrar recursos humanos capacitados en MySQL (Software Libre) que en la base de datos privativa de Oracle. Al mismo tiempo, muchas de las tecnologías, como Microsoft Office y Open Office son indistinguibles para los usos básicos que le dan los usuarios, por lo que la capacitación no entraría en discusión.

Volviendo a la dicotomía del software pago y el software gratuito, no se entiende la preocupación de CUTI por la exportación de software uruguaya. Tanto el software privativo como el libre puede ser licenciado y vendido a terceros, es decir, no hay diferencia entre los dos en esta área como al parecer pretende crear el comunicado. Además, el licenciamiento no es el único modo de financiamiento y aunque es cierto que en el nivel de servicios Uruguay se puede ver disminuido frente a Brasil o a India, se debe entender que Uruguay es un país muy fuerte para los servicios que requieren capacitación. Es más, a pesar del rechazo de CUTI, este proyecto de ley permite fomentar la promoción de la capacitación de las personas en más áreas que las existentes actualmente.

El Partido Pirata también quiere explicar los distintos motivos que hay detrás del proyecto. A pesar de que el único aspecto discutido por CUTI es el monetario, el fomento del Software Libre como está planteado en el proyecto permitiría adaptar los programas más fácilmente a las necesidades del Estado, promover una cultura de investigación en cuanto a la seguridad del software y utilizar software en hardware ya obsoleto para soluciones privativas. Además, el Partido Pirata también quiere agregar a estas razones, las necesidades éticas del Estado. Cuando se realiza una compra de por ejemplo un inmueble, es necesario para el vendedor o para el Estado contribuir los planos y permitir la modificación del mismo. Esto se debe a que de esta manera no solo se puede corroborar la seguridad y el correcto funcionamiento, sino que se puede adaptar a las necesidades.

Lamentablemente, esto no sucede con el software privativo: por más que el Estado adquiera una versión de un programa, se somete a la merced de terceros si necesita una solución especial o si quiere estar seguro de la capacidad del mismo. Por consiguiente, el Estado y los ciudadanos se ven perjudicados al no poder asegurarse del gobierno del mismo.

Una última razón que puede beneficiar a CUTI tener en cuenta en sus próximos razonamientos en cuanto a este proyecto de ley o similares, es la actual desinformación y discriminación que existe con el Software Libre, de la cual la misma Cámara se ve afectada. Desde hace ya veinte años de la existencia del Software Libre que se usan razonamientos de miedo para evitar su propagación, y es lógico ver que hoy en día existe un desinterés especial en cuanto a usar este tipo de software. De esta manera, hoy en día sucede que soluciones de Software Libre son descartadas, por más que se apliquen mejor a los requerimientos; es así que se necesitan promover estas soluciones para que el campo de competencia esté nivelado entre el Software Libre y el privativo.

En cuanto al Software Libre en la educación, es entendible que si el gobierno lo adopta se va a lograr una adaptación en cuanto al mercado, por lo que la educación del mismo va a resultar imprescindible para estas tareas. También se nota que las soluciones privativas no siempre pueden ser utilizadas por los estudiantes para aprender y que pueden contener ciertas restricciones que no dejen al estudiante aprender de la mejor manera.

Es así que sólo con las definiciones de Software Libre podemos estar seguros que los estudiantes pueden obtener la educación en sus casas (libertad de distribución), que los estudiantes y que las instituciones puedan modificar el software de acuerdo a sus necesidades específicas (libertad de modificación), y que permita una educación completa en todos los sentidos (obligación de obtención del código). Sin estas libertades, es importante notar que la educación se ve realmente restringida. El presidente de CUTI frente a la aprobación dijo “Estamos muy sorprendidos con el hecho de que Cuti haya sido invitada a opinar sobre este proyecto de ley, haya expuesto los problemas que representa para la industria, e igualmente se siga adelante con él, a sabiendas de lo mucho que puede perjudicar al Estado, a miles de trabajadores y a cientos de empresas.” El Partido Pirata quiere recordar a la CUTI el proceso democrático y las discusiones que se dan en las comisiones, que usualmente quieren decir que a pesar de que se brinde voz a las instituciones, el interés del Gobierno siempre está en brindar la mejor solución al ciudadano.

Esperamos que este dicho no sea significativo de que la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información se haya cerrado a la discusión y que crea tener la mejor decisión posible a los problemas del Uruguay.

El Partido Pirata no sólo está sorprendido por la falta de información de CUTI, sino por la promoción de tácticas de miedo para evitar que el gobierno adopte leyes que son beneficiosas al ciudadano; esperemos que el comunicado y la deposición de la CUTI frente a la comisión sean sólo anécdotas en una institución de tanto prestigio que se basa en la distribución de información.

Por último, el Partido Pirata quiere expresar a la CUTI que existe una solución para la preocupación que presenta frente a la industria uruguaya de la tecnología de la información. Esta solución simple se basa en la promoción del Software Libre, ya sea pago o gratuito, y en la convicción de que Uruguay puede brindar empresas tan grandes como Red Hat que se basan en Software Libre. Uruguay tiene la capacidad de brindar soluciones mundiales, y hoy en día, no hay mejor lugar para hacer eso que en la cultura del Software Libre.

Fuente: Partido Pirata Uruguay

Tema Relacionado: Actividades Libres