Linux vs. Nvidia, una relación tormentosa donde pierda el fabricante de chips gráficos

Tecnologias de Información

A simple vista, Nvidia debería ser una empresa que colabore estrechamente con la comunidad de Linux, ya que el sistema representa una parte importante de sus ventas, en especial en lo que a dispositivos móviles se refiere, ya que Android es el principal sistema que alienta los chips Tegra de Nvidia. Pero no es así.

Desde hace un tiempo, Nvidia se enfrenta a la comunidad de software libre y rehúsa sacar manejadores para que sus tarjetas funcionen sobre Linux. De hecho, poco ha hecho la empresa para ayudar al proyecto Nouveau –del francés "nuevo"–que pretende generar un manejador abierto y libre para las tarjetas Nvidia. Aunque el proyecto en un principio se basó en el controlador "nv" que Nvidia publicó hace ya bastante tiempo, actualmente los esfuerzos pasan por aplicar ingeniería a la inversa sobre el hardware y sobre los controladores de Nvidia que son cerrados, exclusivos. ¡Y eso que el proyecto está sustentado, nada más y nada menos, que por la organización X.org, la mayor referencia gráfica en Linux y encargada de controlar el desarrollo del sistema gráfico X Windows!

La guerra entre Nvidia y Linux ha ido in crescendo ante las negativas de la firma gráfica en colaborar con este proyecto, al punto de que el creador de Linux, el mismísimo Linus Torvalds, ha arremetido públicamente contra la empresa.

Torvalds, que recibió recientemente uno de los mayores reconocimientos tecnológicos del mundo al hacerse acreedor del premio Millennium –considerado por muchos como el Nobel de la tecnología– se refirió a Nvidia al responder una pregunta en una intervención que realizó en Finlandia, a raíz del premio recibido.

El siempre ponderado Torvald tuvo palabras fuertes donde dejó claro que Nvidia era la empresa que más inconvenientes le ha causado a Linux, pese a ser una de las que más beneficios está obteniendo con la venta de sus procesadores Tegra. Torvald continuó argumentando, visiblemente molesto, hasta que al final soltó unos improperios algo subidos de tono contra Nvidia y la mandó a hacer gárgaras, por no decir lo que en verdad dijo el científico y que acompañó con un gesto de su mano.

Y todo esto ocurrió a pesar de que Nvidia se hizo miembro de "The Linux Foundation" a principios de año, un movimiento que si tenía la intención de apaciguar a los miles de descontentos, no ha servido de nada, como demuestra la actitud del propio Torvalds.

Fuente: pcworldenespanol.com

Tema Relacionado: Tecnologias de Información