Carta abierta a CFK sobre Microsoft y Bill Gates

Noticias Software Libre

Río Cuarto, 27 de mayo de 2012

Sra. Presidente de la Nación Argentina
Dra. Cristina Fernández de Kirchner:



Con mucho pesar he leído la noticia, publicada y destacada en el sitio web de la Presidencia, de su reciente reunión en la Residencia de Olivos junto con los ministros Giorgi, De Vido y Barañao, con el Director General de Operaciones de Microsoft, Brian Turner.


En dicha reunión, el Gerente de Microsoft le presentó a Usted el llamado “Plan de Desarrollo Sustentable” de dicha compañía para la Argentina. El punto clave —según mi opinión— es definir qué se entiende por “desarrollo sustentable” y, particularmente, sobre el “desarrollo” de quién estamos hablando. El que un gerente de una empresa transnacional —que, dicho sea de paso, realiza escasas inversiones en la Argentina— sea recibido nada menos que por la Presidente y tres ministros, sumando a esto el lugar destacado que ocupa la noticia en el sitio web oficial, me dan la pauta de que Usted considera que Microsoft realmente es un actor importante para el desarrollo de nuestro país.

En Internet he encontrado declaraciones públicas suyas que confirman mis conjeturas sobre su valoración respecto del rol de Microsoft en el desarrollo local. Por esta razón he decidido escribir esta carta abierta, con el objetivo de ponerla sobre aviso de algunas cuestiones en las que —considero— está Usted equivocada.

En el Microsoft Research Faculty Summit, realizado el 13 de mayo de 2009 en Buenos Aires, dijo Usted lo siguiente:


[...] Y que también nos une con quien es el fundador de esta empresa —con Bill Gates— que siempre imaginó un mundo donde el conocimiento estuviera siempre al servicio del progreso, de la producción, del trabajo y de mejorar la calidad de vida de la gente; no porque fuera más vivo —para poder realizar una maniobra de especulación— sino porque realmente adquiriera el conocimiento para poder hacer valer ese conocimiento en términos económicos.

Este es, quizás, el origen de su apreciación errónea sobre Microsoft. Por lo dicho, considera Usted a Bill Gates como un filántropo, como alguien interesado en el progreso del mundo y como quien avisoró la importancia del conocimiento en esta nueva era. Humildemente, le sugiero que investigue un poco mejor y sin duda encontrará muchas otras personas —aunque dificilmente alguna de ellas sea multimillonaria— que han sido verdaderas visionarias y que han realizado enormes contribuciones al avance del conocimiento y la informática. Gates, por el contrario, solamente ha sido un gran comerciante y —como le mostraré más adelante— no siempre se ha valido de las prácticas más transparentes ni éticas para lograr su enorme fortuna.

En la inauguración de las instalaciones de Google Argentina, el 6 de junio de 2008, dijo Usted que:


El desafío que nos plantea la Red y todas las empresas vinculadas como Google a esto, es la de una nueva ética, hasta en la generación de la riqueza. ¿Por qué? Porque siempre la generación de la riqueza estuvo ligada —desde los comienzos de la humanidad— a quién tenía algo maś que el otro; el que tenía más oro, más tierras, el que las conquistaba, siempre significaba que alguien que era más rico era porque desapoderaba a otro de algo (de territorio, de riquezas, de posesiones). Por primera vez, a fines [principios] del siglo XXI, un hombre es el más rico del mundo porque tuvo más inteligencia y más conocimiento, que es el caso por ejemplo de Bill Gates.

Esto plantea en términos de ética, de conocimiento, de información, pero fundamentalmente de generación de riqueza —que es lo que nos debe preocupar a nosotros como generadores de puestos de trabajo— una ética diferente. Ya no hace falta desapoderar a alguien, ya no hace falta conquistarlo militarmente o económicamente sacarle sus recursos para generar riqueza. Es a partir de la inteligencia, del conocimiento, de cabezas importantes —como me gusta decirlo a mi— que podemos generar riqueza, trabajo, conocimiento, información y democratización.

Permítame comentarle un poco acerca de la “ética” de Bill Gates y su empresa en los negocios. Para comenzar, creo que olvida Usted las múltiples demandas que han sido presentadas contra Microsoft —y, en general, resueltas en su contra— en distintos países del mundo por prácticas desleales, monopólicas y por abuso de posición dominante. Lamento decirle que Bill Gates ha acumulado su riqueza de un modo similar a las formas que Usted enumera: apropiándose de algo que estaba en poder de otros. Principalmente, Gates se apropió de dos cosas:
Ideas: No encontrará —sobre todo en los primeros quince años de existencia de Microsoft— ninguna idea “original”. Esto es, ningún aporte técnico real al avance de la informática (o del conocimiento, si prefiere) por parte de esta empresa y mucho menos de Bill Gates, cuyo aporte como programador es completamente nulo. Gates fue un excelente apropiador (y vendedor) de ideas de otros. Esto le ha valido varias de las demandas antedichas.
Libertad: El primer negocio importante de Microsoft fue un trato con IBM para nada conveniente para este último —se sospecha—, influido por la relación entre el por entonces CEO de IBM, John Opel, y la madre de Gates, Mary Maxwell. Sin embargo, la apropiación de la libertad más importante —y más rentable— ha sido la de los usuarios de los programas de Microsoft. Es un hecho ampliamente conocido que esta empresa siempre se ha caracterizado por realizar todo tipo de maniobras para, primero, imponer el uso de sus programas y, luego, dificultar o imposibilitar a sus usuarios el usar herramientas de otros proveedores. Nuevamente, me remito a los múltiples juicios en contra de Microsoft por este tipo de prácticas.

En definitiva, el éxito de Bill Gates y de su empresa puede resumirse de la siguiente manera: inicialmente, tomar conocimiento de otros; construir (o comprar) software de calidad apenas aceptable; a través de políticas agresivas y de maniobras no muy transparentes, lograr la colocación de dicho software en el mercado; finalmente, una vez establecidos sus productos, tratar de dificultar por todos los medios posibles a sus usuarios el migrar a productos de la competencia (o, incluso, atacar a directamente a ésta para eliminarla). No tiene por qué creerme, pero le pido por favor que indague un poco más al respecto con la promesa de que encontrará gran cantidad de evidencia.

En el ya citado Microsoft Research Faculty Summit de 2009, Usted también se pronunció respecto de la “Agenda Digital” argentina:


La Agenda Digital no se construye desde el Estado. La Agenda Digital es impulsada desde el Estado, pero se construye con funcionarios y con las empresas privadas; con el sector privado articulando con el sector público para poder potenciar las inversiones de cada empresa —y también las inversiones que hace el propio Estado— para achicar la brecha digital, en lo que yo denomino —y reitero— como la segunda alfabetización.

Comete Usted —nuevamente, según mi opinión— un grave error. La “Agenda Digital” —esto es, las estrategias a seguir por la Argentina a fin de maximizar el beneficio de las tecnologías informáticas y salvar la llamada “brecha digital”— no puede dejarse siquiera influir por empresas transnacionales. De la misma manera en que —supongo— no se permite que los laboratorios farmacológicos influyan en las políticas de salud, o que las editoriales de libros tengan demasiada injerencia en las políticas educativas; me tomo el atrevimiento de recomendarle que no preste demasiada atención a las aparentemente beneficiosas propuestas de empresas como Microsoft. Nuevamente, en referencia a la reunión que motivó esta carta, lo que ellos llaman “desarrollo sustentable” se refiere exclusivamente al desarrollo y la sustentabilidad de su negocio, no de nuestro país y, menos que menos, de nosotros sus pobladores. A Microsoft —como a tantos otros— no le interesa la “alfabetización digital” de los argentinos, sino solamente que utilicemos sus productos.

Le pido nuevamente que por favor se asesore sobre este tema. Se que entre los militantes de su partido hay varias personas que comparten las ideas que he expresado en este texto. Varios de ellos, reunidos bajo el eslogan “Software Libre con CFK”, también le han escrito una carta abierta, con la cual coincido en términos generales.

Como referencias puntuales y particularmente relevantes, le sugiero indague sobre el incidente ocurrido en Venezuela cuando Microsoft entregó a la embajada de los EE.UU. documentos de la empresa PDVSA. También puede consultar al Dr. Hugo Scolnik (creador del Departamento de Computación de la UBA) sobre la relación entre Microsoft y la Agencia Nacional de Seguridad de los EE.UU. (NSA). Y luego, por favor, ponga estos hechos a la par de la decisión del Ministerio de Defensa, en el año 2010, de utilizar productos de Microsoft en toda la plataforma de comunicaciones de las Fuerzas Armadas.

También me permito sugerirle la lectura de un artículo de mi autoría —escrito hace ya nueve años— en el que podrá encontrar más información sobre Bill Gates, los comienzos de Microsoft y la construcción de su fortuna. (Las referencias citadas son mucho más valiosas que el texto propiamente dicho).

Es mi deseo que esta modesta carta contribuya a que revea su opinión sobre el rol de Bill Gates en el desarrollo de la informática y el conocimiento, pero fundamentalmente con respecto a la participación que Microsoft deba tener en la definición de la agenda digital y otras decisiones estratégicas de nuestro país.

Quedando a su disposición, me despido de Usted agradeciéndole el tiempo dedicado a la lectura de esta carta y saludándole muy atentamente.

http://blog.smaldone.com.ar/2012/05/28/carta-abierta-a-cfk-sobre-microsoft-y-bill-gates/

Tema Relacionado: Noticias Software Libre