¿Oracle y SUN en problemas por el control que esta ejercerá sobre MySQL?

Base de Datos

Las autoridades europeas cuestionan el movimiento de adquisición de Oracle por el control que esta ejercerá sobre MySQL. Mientras, empiezan a oírse noticias de forks que buscan continuar con el espíritu de código abierto del MySQL original.

Cuando Sun Microsystems anunció este abril pasado que era Oracle la elegida para adquirirla (y, con ello, sus activos), ello puso en estado de alerta a una comunidad entera: la de desarrolladores de MySQL.

Sun había adquirido MySQL AB, la empresa que desarrollaba esta base de datos libre, en 2008, integrándola con sus productos para ofrecer soluciones completas a sus clientes. Por aquel entonces, la comunidad de desarrolladores ligados al proyecto estaba más tranquila, ya que Sun era una compañía que había demostrado respeto por el software libre e implicación respetando sus normas (con algunas críticas de oportunismo que, con el tiempo, se han dejado de oír). También MySQL AB había podido pactar las condiciones de la adquisición, entre las cuales figuraba a buen seguro la continuidad de la versión open source de la base de datos.

Sun, además, no tenía ningún producto parecido, con lo que no existía el peligro de que comprase la empresa para liquidar la base de datos y poder quedarse con su mercado. Con Oracle, las circunstancias son totalmente a la inversa.

En primer lugar, porque a esta compañía se la conoce popularmente como “la otra Microsoft”, pues apoya abiertamente la filosofía del software propietario (lo que no se opone a que ofrezca alguna versión de sus productos de forma gratuita, aunque siempre con su correspondiente código fuente cerrado). Además, la llegada de MySQL a su catálogo se haría sin ningún tipo de control por parte de sus fundadores, al ser adquiridos “de segunda mano”, incluidos en el trato realizado por Sun. Por si esto fuera poco, MySQL es el principal rival en el mercado para las bases de datos de Oracle.

Pese a todos los argumentos expuestos, parece que las autoridades reguladoras norteamericanas no están poniendo trabas a la absorción de Sun por parte de Oracle, algo que si están llevando a cabo sus homólogos europeos, quienes no se han cortado a expresar en público sus dudas sobre la acaparación del mercado que realizará Oracle.

Para las autoridades europeas, una Oracle que controle a MySQL no dejará espacio en el mercado para nada ni nadie más, ejercerá un control monopolístico. Como garantía para permitir la operación de compra, parece que la Comisión Europea podría solicitar a Oracle que diera inicio a un nuevo fork de MySQL, totalmente libre y sobre el cual no mantuviera el control absoluto.

La petición se enmarca sin ninguna duda en el espíritu de la Comisión de convertirse en la abanderada del software libre en el territorio del viejo continente, una postura más de esnobismo y de cara a la galería que de convencimiento real. Es la misma postura que ha provocado la caza y captura de Microsoft con la inclusión del Internet Explorer en Windows y las recursivas peticiones de un sistema que permita al usuario escoger navegador, desechando la posibilidad de obligar a la compañía de Redmond a adaptarse a los estándares del W3C, algo que según no pocas voces autorizadas hubiera sido más efectivo de cara a igualar las posibilidades de competencia y permitir a Microsoft que innovase con la integración de su browser en el sistema operativo.

Al estar disponible el código fuente de MySQL, cualquiera puede iniciar un nuevo fork de este proyecto y, de hecho, Monty Widenius -uno de los fundadores de MySQL- ha creado un proyecto propio basado en el código fuente del popular gestor de bases de datos y que ha bautizado como MariaDB. El único motivo que puede impulsar a la UE a exigir a Oracle que cree un nuevo fork es garantizar un rival fuerte y ampliamente utilizado para las bases de datos de la compañía, y que esta no pueda tenerlo controlado. Nuevamente se equivoca.

Un fork de MySQL procedente de Oracle, y por poco que esta última compañía tenga participación en él, no garantiza su éxito entre los usuarios, por lo que el gobierno europeo puede estar perdiendo su tiempo y energías para crear un substituto libre de MySQL, mientras diversos de sus sucesores pugnan por ocupar su puesto.

De hecho, algunas grandes empresas que emplean MySQL tienen sus propias variantes, como es el caso de Google. Estas podrían llegar a ser publicadas, con lo que habría un nuevo y fuerte contendiente en la arena.

Fuente: www.imatica.org (Por Guillem Alsina )

Tema Relacionado: Base de Datos