Oracle compra SUN un analisis de la transacción

Tecnologias de Información

Sin duda la super noticia del año, al principio parecia que IBM era el indicado pero ahora despues de muchas lunas la compañía Oracle quizas el segundo fabricante de software del mundo fue la que terminó la operación de adquisición de Sun puede ser su escalada en el ránking hasta el primer puesto.

La compañía adquirida posee un catálogo de productos software envidiable, entre los cuales se cuentan el sistema operativo Solaris, el lenguaje de programación Java, la suite ofimática StarOffice, la base de datos MySQL y el patrocinio de los proyectos libres relacionados con estos productos, como OpenOffice y OpenSolaris.

En principio, hay una parte del catálogo de productos de Sun que parece perfectamente compatible con el de Oracle, y otra parte de la cual podemos dudar de su encaje. Pero empecemos por el principio (valga la redundancia): ¿va a desaparecer la marca Sun Microsystems?

Algo de historia

Sun Microsystems nació en 1982 gracias a la visión de cuatro emprendedores que concebían la computadora personal como una extensión de la red; “the network is the computer” -el ordenador es la red- ha sido el lema histórico de esta firma, que también ha marcado un hito en el mundo de la informática. Su sistema operativo Solaris es junto al HP-UX de Hewlett-Packard y el AIX de IBM, uno de los Unix más veteranos, y sin lugar a dudas el más exitoso y con mayor número de usuarios gracias a su disponibilidad gratuita en plataformas x86.

Otros éxitos que Sun tiene en su haber son el lenguaje de programación Java, uno de los más utilizados hoy en día y versátiles gracias a su enfoque multiplataforma -disponible incluso en dispositivos móviles gracias a su Micro Edition-, la suite StarOffice (aunque es más conocida su versión libre OpenOffice), el estándar NFS para sistemas de ficheros remotos, o sus plataformas de hardware, servidores que gozan de fama de alto rendimiento y fiabilidad. Estos se basan en hardware x86 estándar o en la propia arquitectura de la compañía, los chips SPARC.

Sun también es conocida por su implicación con la comunidad del software libre, a la cual ha cedido numerosos activos y ha sido la responsable de proyectos como OpenSolaris o OpenOffice. Esta implicación, no obstante, ha sido tildada por algunos como de interesada.

La cuestión es que, pese a que el potencial de la compañía es muy grande, parece que desde su dirección no se ha sabido capitalizar y traducir en beneficio económico, con lo cual la deuda de la empresa ha ido aumentando paulatinamente, situación agravada por las importantes adquisiciones que ha ido llevando a cabo como la de MySQL AB en febrero del año pasado.

Por el momento, no se ha dicho nada sobre si la marca Sun como tal y su filosofía de empresa y productos informáticos van a subsistir, o bien si serán liquidadas y los productos que hasta ahora eran de Sun Microsystems se venderán bajo el logotipo de Oracle.

Oracle, la reina de las bases de datos

Si por algo es conocida la segunda fabricante de software del mundo, es por sus bases de datos. No obstante, su catálogo se extiende más allá, con soluciones corporativas que abarcan CRM's, ERP's y, en general, cualquier producto para la gestión y administración de la gran empresa. Porque hay que tener muy en cuenta que este es el terreno natural de Oracle Corporation, no la pequeña y mediana empresa ni el usuario final, sino las grandes compañías con centenares o miles de usuarios por administrar y necesidades de bases de datos y programas que manejen con soltura miles o incluso millones de datos.

Fundada en 1977, las grandes adquisiciones no son nuevas para Oracle. Entre sus absorciones podemos destacar las de Hyperion en marzo de 2007 o BEA en enero de 2008.

Oracle y Sun juntas no es nada nuevo

Además de haber trabajado conjuntamente en varias ocasiones para competir contra compañías de la talla de Microsoft o IBM, a ambas compañías las une la amistad personal que desde hace años mantienen sus respectivos fundadores, Larry Ellison (Oracle) y Scott McNealy (cofundador de Sun), dos emprendedores del Silicon Valley que comparten muchos puntos de vista sobre lo que debe ser el mundo de la computación. Esta sinergia de ideas puede convertirse a la larga en el hormigón que mantenga unidas todas las piezas de la nueva Oracle.

Oracle es, además, usuaria de Java en algunos de sus productos, por lo que la adquisición de los derechos sobre este lenguaje de programación es de muy alto interés para el fabricante de bases de datos.

Hardware

Un campo nuevo en el que Oracle puede entrar gracias a esta operación es el del hardware y, más concretamente, el de los servidores. Hará falta ver si a la compañía realmente le interesa competir contra IBM, HP, Dell o la recién llegada Cisco Systems, teniendo en cuenta que muchas de estas compañías son aliadas, clientes o potenciales allegadas, ya que sus productos (hardware+bases de datos) hacen buena pareja. Por el momento, parece que en las primeras declaraciones de representantes de Oracle se ha afirmado que desde esta compañía se va a buscar conseguir que la división de hardware dé beneficios.

Otra posibilidad sería separar completamente la actual unidad de hardware de Sun, vendiéndola al mejor postor y sumando con ello dividendos para sus accionistas. El mercado ahora mismo no parece estar en su mejor momento para una operación de estas características, aunque también muchos analistas vaticinaban que tampoco era el mejor momento para poner Sun Microsystems a la venta...

De preferir finalmente quedarse con esta unidad, Oracle podrá ofrecer soluciones verticales completas, desde el hardware hasta el software de cliente final, pasando por todo el middleware e incluso el sistema operativo (Solaris), que es lo que parece querer la compañía.

La duda se centra también en lo que va a ser el futuro de la arquitectura SPARC, si esta va a ser mantenida y continuará evolucionando, o bien Oracle va a preferir optar por potenciar la línea x86. Una posibilidad sería mantener la producción de servidores pero basándose solamente en la arquitectura x86 y vender la unidad de fabricación de chips SPARC a otra empresa. Una de las interesadas podría ser Fujitsu, que ya ha trabajado con esta plataforma para Sun.

Otra posibilidad sería continuar trabajando con chips SPARC pero solamente para computación de alto rendimiento, con las dudas de si este negocio va a ser suficientemente rentable. De cualquier modo, veremos cambios en esta área pues tal y como se está enfocando actualmente, la plataforma SPARC genera pérdidas a Sun.

Proyectos libres

OpenSolaris, OpenOffice o OpenJDK son solamente algunos de los proyectos libres que ha creado Sun y en los cuales no solamente se ha implicado con la cesión de trabajadores y material, sino que ha acabado bebiendo de sus fuentes para sus propios productos con soporte comercial. Queda en la duda si Oracle va a mantener el compromiso de Sun con estos proyectos o si, por el contrario, va a dejarlos languidecer sin hacer mucho por ellos.

Todo indica que el desarrollo de Solaris y de Java son los ejes centrales del interés de Oracle por Sun, por lo que es probable que, por lo menos, sus versiones libres sigan siendo respaldadas por la nueva compañía resultante de la operación.

Por el momento, en los sitios web de los proyectos libres correspondientes como OpenSolaris o OpenOffice, no se ha producido ninguna reacción oficial, ni he podido ver excesiva rumorología entre los desarrolladores y responsables de este tipo de proyectos. Estoy seguro que, pese a lo que haga a partir de ahora Oracle con Sun Microsystems, estos proyectos continuarán, tal vez más desvinculados de la nueva empresa resultante, pero continuarán avanzando por nuevos caminos.

Oracle, propietaria de MySQL

De los varios productos que Oracle heredará con la compra de Sun encontramos a la base de datos MySQL, una rival directa de la propia base de datos de Oracle. Actualmente es la más utilizada en servicios de hosting y proyectos libres, pero la principal duda se cierne sobre su futuro. ¿Buscará Oracle su “muerte” para potenciar sus propios productos? ¿la destripará y utilizará sus tecnologías en sus propias bases de datos? ¿o tal vez la mantendrá tal y como está ahora?

Aquí sí preveo que a medio plazo pueden surgir dudas e incluso una escisión de desarrolladores que quieran realizar una versión totalmente independiente de esta base de datos, disponible bajo licencia GPL, por lo cual es factible que alguien lleve a cabo una maniobra de este tipo.

Microsoft ¿la gran beneficiada?

Aunque parezca raro, las principales beneficiadas de todo este asunto además de las dos interesadas, pueden ser Microsoft e IBM, aunque mucho más la primera que la segunda. El motivo es simple: fabricantes de hardware como HP o Dell que hasta ahora trataban con Oracle por ser una compañía que no competía con ellas directamente en el terreno del hardware, con la adquisición de Sun (que como he dicho antes, dispone de una potente división de hardware) pueden buscar alternativas. Y el único fabricante de un sistema gestor de bases de datos de importancia que no toca directamente el campo de los servidores es Microsoft con su SQL Server.

No obstante, este software tiene una limitación, y es su rendimiento en grandes infraestructuras en comparación con los productos de Oracle o de IBM. Por lo tanto, y para diversificar, es posible que estas mismas empresas se giren hacia IBM (que posee DB2) para diversificar sus proveedores de bases de datos. Total, si IBM es competencia en los servidores, ahora Oracle también lo va a ser...

Y a partir de aquí ¿qué?

En primer lugar, van a ser las autoridades reguladoras del mercado las que van a tener que emitir su veredicto sobre si la operación de compra de Sun Microsystems por parte de Oracle Corporation sigue todas las reglas anti-monopolio del mercado. Un paso que no va a ser difícil y del cual tiene todos los números para salir airosa, ya que los negocios de ambas no se solapan como hubiera ocurrido con IBM, sino que se complementan. Esto quiere decir que, pese a la fusión, la compañía resultante no dispondrá de una hegemonía dominante en ninguno de los terrenos que tocan actualmente las dos por separado.

Tampoco es previsible que las rivales de ambas empresas pongan trabas a la operación, ya que como he explicado antes, pueden salir beneficiadas; Microsoft e IBM no tendrán excesivo interés, y HP, Dell o Cisco no tienen argumentos.

En todo caso, esta operación parece culminar una reordenación en el campo de los servidores que, de aquí a uno o dos años, nos dará una buena imagen de lo que va a ser el mercado en cuanto a cuotas de participación para la próxima década.

Fuente: Imatica

Tema Relacionado: Tecnologias de Información