Un nuevo supercomputador, basado en GNU/Linux

GNU/LINUX

La lista que agrupa a las 500 supercomputadoras más poderosas del mundo cuenta con un nuevo líder. Pero eso no es lo único nuevo: el sistema, basado en Linux, es el primero en su clase en incorporar dos tipos de procesadores.

La barrera de los petaflops ha sido por fin alcanzada. Un sistema híbrido –con dos tipos de procesadores diferentes y basado en Linux, ubicado en el Laboratorio de Los Álamos— reclama la corona como el sistema más poderoso del mundo.

La arquitectura híbrida de esta supercomputadora está conformada por procesadores tipo PowerXCell de IBM –los mismos que fueron diseñados para el PlayStation 3– y procesadores AMD Opteron. En total la RoadRunner –Correcaminos, en honor al típico pájaro de Nuevo México– incorpora 6,948 chips Opteron de doble núcleo y 12,960 procesadores IBM PowerXCell 8i. Las tareas de los procesadores Opteron es encargarse de tareas como entrada y salida de datos, mientras que los procesadores PowerXCell se encargan de las tareas intensivas de CPU y las operaciones matemáticas.

De hecho dos servidores tipo blade, basados en el procesador PowerXCell (IBM BladeCenter QS22) son conectados a un servidor blade basado en Opteron AMD (IBM BladeCenter LS21) para conformar una nueva unidad de tres-blades. La RoadRunner está compuesta al final por 3,456 unidades de este estilo y cada una de ellas es capaz de ofrecer un poder de cómputo de 400 gigaflops. Para lograr conectar todas las unidades se usaron el equivalente a 57 millas de cable de fibra óptica, y la instalación completa consta de 288 módulos del tamaño de una nevera.

Como una referencia basta considerar que la RoadRunner es el doble de rápida que la BluGene que está en segundo lugar, que a su vez es al menos tres veces más rápida que la que ocupa el tercer lugar, dándole a IBM una posición de privilegio en el entorno de computación de alto rendimiento.

GNU/Linux como sistema

Si hay un área donde Linux aventaja a Windows de manera amplia –casi grosera se podría decir– es en el nicho de sistemas operativos de supercomputadoras.

De las 500 máquinas que componen la lista, 458 funcionan sobre Linux y sólo cinco sobre Windows –de hecho la máquina Windows con mejor posición en la lista ocupa el puesto 23. Otros sistemas terminan de rellenar la lista, incluyendo una supercomputadora construida en base al Mac XServe, en el puesto 141.

Linux ha demostrado ser un sistema muy estable y capaz de aprovechar al máximo la capacidad de procesamiento paralelo de las supercomputadoras de hoy día. Incluso desde estas mismas páginas hemos reseñado cómo se han construido supercomputadoras de bajo costo utilizando consolas de juego PlayStation 2 y una distribución de Linux. La ventaja es que se trata de un sistema definido y construido con la paralelización en mente, ya sea de procesos o procesadores, mientras que Windows aún hereda limitaciones intrínsecas al procesamiento lineal. Sin embargo, la nueva versión de Windows Server HPC –para computación de alto rendimiento– está mejor diseñada y le ha permitido a la gente de Redmond colocar por primera vez algunas supercomputadoras entre las primeras, incluyendo la anteriormente mencionada del puesto 23 con 68.5 teraflops de procesamiento. Habrá que esperar al lanzamiento final de Windows Server HPC –previsto para finales de año– a ver si Microsoft podrá entrar de una vez por todas a este segmento del mercado que le ha sido esquivo.

Por: Alcides León (PCWLA Venezuela)

Tema Relacionado: GNU/LINUX